Publicado 14/06/2020 15:58CET

Somalia.- Somalia y Somalilandia reanudan oficialmente en Yibuti sus conversaciones de acercamiento

Somalia.- Somalia y Somalilandia reanudan oficialmente en Yibuti sus conversacio
Somalia.- Somalia y Somalilandia reanudan oficialmente en Yibuti sus conversacio - PRESIDENCIA DE YIBUTI

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Somalia y la región separatista de Somalilandia han comenzado oficialmente este domingo en Yibuti sus conversaciones para resolver su relación, fracturada desde principios de la década de los 90.

Somalilandia, ex colonia británica, declaró su independencia el 18 de mayo de 1991, después de formar parte de Somalia durante 31 años. Esta declaración rompió la llamada Gran Somalia al escindirse de la otra parte del país, antiguamente colonizados por Italia.

La república, en realidad considerada como una región semiautónoma, no goza del reconocimiento formal de ningún país del mundo, como tampoco de Naciones Unidas, pero mantiene buenas relaciones con varios países vecinos, en especial Etiopía y se le considera como uno de los lugares más estables, de puertas hacia adentro, del Cuerno de África.

En el encuentro de este domingo han participado el presidente de Somalia, Mohamed Abdullahi 'Farmajo' y el líder de Somalilandia, Musa Bihi Abdi, bajo los auspicios del presidente de Yibuti, Ismail Omar Guelleh en lo que sirve de culminación a los esfuerzos de mediación de los últimos meses, ha aplaudido el Gobierno yibutiense en su cuenta de Twitter.

"Esta reunión ilustra perfectamente los esfuerzos regionales para resolver las diferencias a través del diálogo", ha indicado el mandatario yibutiense.

El presidente de Somalia tuvo recientemente el gesto de disculparse por los atentados mortales perpetrados por uno de sus predecesores hace más de tres décadas en la región separatista: el bombardeo ordenado en 1988 por el entonces presidente Mohammed Siad Barre contra la capital de la región, Hargeisa y otras ciudades de la región norte para reprimir un levantamiento.

La operación mató a miles de civiles y Somalilandia calificó el ataque de crimen de guerra.