Publicado 20/02/2021 11:11CET

Somalia.- La violencia en Mogadiscio pone en grave peligro las negociaciones sobre la crisis política en Somalia

Archivo - El presidente de Somalia, Mohamed Abdullahi "Farmajo"
Archivo - El presidente de Somalia, Mohamed Abdullahi "Farmajo" - VILLA SOMALIA - Archivo

MADRID, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

Altos representantes de los estados somalíes de Jubalandia y Puntlandia, actores esenciales en la gravísima crisis política que atraviesan el país, ha expresado serias dudas sobre la posibilidad de culminar las negociaciones con el presidente, Mohamed Abdullahi 'Farmajo' dado el ambiente de extrema violencia que se respira en la capital, Mogadiscio.

El vicepresidente de Jubalandia, Mohamed Siyad, ha reconocido este sábado que resultará muy difícil que el estado acuda a las conversaciones pendientes para resolver la crisis, dada la situación actual en la ciudad, donde al menos cuatro personas han fallecido, según la oposición, en los enfrentamientos con la Policía.

"Siempre hemos estado dispuestos a asistir a las conversaciones, pero las circunstancias y el ambiente en Mogadiscio ahora no son propicios. Examinaremos la evolución de la situación", ha indicado en declaraciones recogidas por Goobjoog.

Puntlandia emitió una declaración similar el viernes, pero fuentes del portal de noticias somalí indican que el estado está dispuesto a proporcionar un "amplio margen" a las conversaciones organizadas por el presidente somalí mientras éste lucha contra la oposición, que ha ejercido una presión incesante sobre su permanencia en el cargo.

De hecho, la oposición, aglutinada en el llamado Consejo de Candidatos Presidenciales (CPC) ha sostenido que continuará con manifestaciones "hasta que Farmaajo se retire".

Las protestas fueron convocadas en medio de la profunda crisis política en el país después de que el 8 de febrero expirara el mandato del presidente sin que se hayan celebrado elecciones parlamentarias y presidenciales, que debieron arrancar en diciembre.

Ante esta situación, Naciones Unidas y la Unión Africana (UA) reclamaron el miércoles el reinicio del diálogo, tras el aplazamiento de una reunión para intentar pactar la organización de elecciones, tras lo que 'Farmajo' convocó una reunión que debía tener lugar entre el jueves y el viernes y que, sin embargo, no tuvo lugar.

Los candidatos opositores a la Presidencia somalí anunciaron el mismo 8 de febrero que dejarían de reconocer al actual mandatario debido al fin de su mandato, al tiempo que apostaron por crear un organismo encargado de la preparación de las próximas elecciones. El presidente del Parlamento, Mohamed Mursal, ha descartado una prórroga del mandato de 'Farmajo'.

La polémica estalló por el rechazo de los opositores a los trabajos del organismo establecido para organizar las elecciones debido a su composición, al entender que está formado por designados políticos, agentes de Inteligencia y "amigos" del presidente, motivo que les llevó a anunciar su intención de crear una "comisión nacional electoral de salvación" paralela.