Publicado 02/07/2021 18:20CET

Sudáfrica.- El expresidente Zuma pide al Constitucional que reconsidere el "castigo cruel y degradante" por desacato

Archivo - FILED - 10 November 2015, Berlin: Jacob Zuma, then President of South Africa, speaks during a press conference in Berlin. A judge has issued a stayed warrant of arrest for Zuma after he did not appear in court citing illness on Tuesday. Photo: W
Archivo - FILED - 10 November 2015, Berlin: Jacob Zuma, then President of South Africa, speaks during a press conference in Berlin. A judge has issued a stayed warrant of arrest for Zuma after he did not appear in court citing illness on Tuesday. Photo: W - Wolfgang Kumm/dpa - Archivo

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

El expresidente sudafricano Jacob Zuma ha pedido al Tribunal Constitucional de Sudáfrica que reconsidere el "castigo cruel y degradante" de 15 meses de cárcel que le impuso por no presentarse a una comisión de investigación, días antes de que empiece a cumplir su condena.

Zuma ha hecho un nuevo intento para que el tribunal le revoque esta sentencia, mientras que ha instado a la institución a "reevaluar si ha actuado dentro de la Constitución o más allá de los poderes que la Constitución confiere al tribunal".

En la apelación que ha remitido Zuma, ha justificado la petición en su "estado de salud inestable" y en la "amenaza" que supone el fallo, al que ha tildado de "castigo cruel y degradante", recoge el portal sudafricano de noticias News 24.

Además de solicitar la rescisión de la condena, Zuma también ha presentado una demanda urgente ante el Tribunal Superior de Pietermaritzburg para tratar de "suspender la ejecución y operación de encarcelamiento que de otro modo sería inminente" en espera de la resolución del Constitucional.

El Tribunal Constitucional de Sudáfrica condenó el martes a Zuma a 15 meses de cárcel después de que en febrero se negara a comparecer ante la comisión que encabeza Raymond Zondo a pesar de la orden en este sentido por parte del Constitucional, lo que llevó a Zondo a pedir que fuera condenado por desacato al ignorar sus citaciones.

El Constitucional dio un plazo de cinco días a Zuma para entregarse, que expira el domingo.

Zuma se convierte así en el primer presidente elegido democráticamente en Sudáfrica que es condenado a prisión desde que el Congreso Nacional Africano (ANC) --partido que encabezó entre 2007 y 2017, cuando fue apartado en un consejo interno por su vicepresidente, Cyril Ramaphosa-- se hizo con el poder en 1994.

El exmandatario hace frente además a un juicio por supuesta corrupción por cerca de 800 pagos que supuestamente recibió en conexión con una compra de armamento a la empresa francesa Thales para modernizar el aparato de defensa del país a finales de los noventa.

Los cargos contra Zuma se formularon hace una década, pero fueron aparcados por la Fiscalía de Sudáfrica poco antes de postularse para presidente en 2009. Tras la elección de Zuma, sus oponentes pelearon en una larga batalla legal para restablecer las acusaciones, lo que consiguieron en 2016.

El expresidente fue reemplazado como jefe del Estado en febrero de 2018 por su vicepresidente, Cyril Ramaphosa, que ha asegurado que la lucha contra la corrupción en el país es una prioridad para tratar de atraer inversión extranjera y activar la economía del país.

La caída de Zuma tuvo lugar en medio de la indignación popular por el peso de la familia Gupta, de origen indio, en la economía y la política del país africano, acusaciones que fueron recogidas en un informe de la ex Defensora Pública sudafricana --figura equivalente al Defensor del Pueblo-- Thuli Madonsela titulado 'La captura del Estado'.

Contador