Publicado 14/10/2020 17:26CET

Sudán.- Cesado en Sudán el gobernador del estado de Kassala tras tres meses de protestas contra su nombramiento

Sudán.- Cesado en Sudán el gobernador del estado de Kassala tras tres meses de p
Sudán.- Cesado en Sudán el gobernador del estado de Kassala tras tres meses de p - MOHAMED KHIDIR / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok, ha cesado al gobernador del estado de Kassala (este), tras las protestas que estallaron inmediatamente después de su nombramiento hace tres meses, que se han recrudecido durante los últimos días.

Salé Amar no llegó a viajar a Kassala tras su nombramiento a causa de las protestas contra él mismo y los manifestantes han procedido durante los últimos días a bloquear carreteras y erigir barricadas para exigir su dimisión o cese.

Kassala fue escenario en agosto de enfrentamientos entre tribus después de que un grupo de handenawa atacara a miembros de los beni amer durante una marcha de estos últimos en apoyo a Amar, miembro de esta comunidad. Los incidentes se saldaron con seis muertos.

En este contexto, organizaciones locales anunciaron el martes campañas de desobediencia en Kassala y el estado de Mar Rojo y afirmaron que Hamdok sería responsable de las consecuencias, lo que ha llevado al primer ministro a ceder y cesar a Amar.

Sin embargo, el líder de la comunidad de los beni amer, Alí Degelel, ha lamentado la decisión, que ha descrito como "vergonzosa". "Representa un premio para los que amenazan la paz social y usan un discurso racista", ha sostenido, según ha informado la emisora sudanesa Radio Dabanga.

"Seguimos pidiendo que el asunto del gobernador sea abordado en un marco holístico para evitar más tensiones", ha manifestado, antes de argüir que el cese de Amar "es una de las muestras de los ataques contra las tribus" y que la decisión se ha tomado a raíz de "argumentos racistas".

A las tensiones en Kassala se sumaron la semana pasada protestas en Puerto Sudán por parte de miembros de la comunidad beja en protesta por el acuerdo de paz firmado el 3 de octubre por el Gobierno con una coalición de grupos rebeldes.

Miembros de la comunidad beja encabezados por el Consejo Supremo de Jefes de Beja denunciaron haber sido excluidos del acuerdo, si bien la legitimidad de este organismo ha sido puesta en duda por parte de otros grupos de esta comunidad sudanesa.

El ministro de Información y portavoz del Gobierno, Feisal Mohamed Salé, afirmó la semana pasada que era necesaria "una estrategia integrada para gestionar la crisis en el este de Sudán debido a sus muchas complicaciones y las diversas dimensiones internacionales y de seguridad".

En este sentido, abogó por "un entrenamiento a la hora de mantener reuniones" y "programas de desarrollo", tal y como ha recogido la emisora Radio Dabanga. "El discurso cada vez más racista entre diversos clanes beja debe ser abordado y se debe propagar la cultura de la paz", agregó.

El Gobierno de transición, encabezado por Hamdok, ha hecho de la paz con los rebeldes que luchan contra Jartum una de sus principales prioridades, ya que supone una de las condiciones clave para que Estados Unidos saque al país de la lista de patrocinadores del terrorismo.

Contador