Publicado 25/01/2021 15:38CET

Sudán.- Cientos de personas protestas en Sudán contra la crisis y el aumento del precio del pan y el combustible

Protestas en la capital de Sudán, Jartum
Protestas en la capital de Sudán, Jartum - Ala Kheir/dpa - Archivo

Registrados nuevos enfrentamientos intercomunitarios en Darfur

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Cientos de personas salieron el domingo a las calles de la capital de Sudán, Jartum, y otras ciudades del país a causa de la creciente crisis económica y el aumento de los precios del pan y el combustible, en el marco de nuevas movilizaciones contra las autoridades de transición surgidas tras el golpe de Estado que derrocó en abril de 2019 al entonces presidente, Omar Hasán al Bashir.

Las principales protestas tuvieron lugar en Jartum y la adyacente ciudad de Omdurmán, lo que llevó a la Policía lanzó gases lacrimógenos para intentar dispersar a los concentrados en la capital, que reclaman además rendición de cuentas por la muerte de manifestantes durante la revolución contra Al Bashir, según ha recogido la emisora Radio Dabanga.

Así, los manifestantes bloquearon varias carreteras principales en estas dos ciudades, mientras que se registraron sentadas en el Geadaref y Gala el Nahal para denunciar la "marginación" de la zona, en medio de un aumento de los precios de los productos básicos y la ausencia de pan y combustible en varias zonas del país.

En este contexto, la Oficina Central de Estadísticas indicó a principios de mes que la inflación en 2020 fue del 163 por ciento, con respecto al 51 por ciento de 2019, con casi un 270 por ciento en diciembre de 2020. Asimismo, ha caído la tasa de cambio de la libra sudanesa.

La situación ha provocado que se acentúe la crisis en torno al pan debido a los altos precios que está alcanzando, lo que ha llevado al cierre de panaderías, que reclaman que aumente el precio de este producto para compensar las pérdidas en las que están cayendo para su fabricación.

Las autoridades del estado de Jartum han decidido además cambiar el criterio para la venta del pan y han determinado que se fundamente en el precio por kilo, en lugar de por rebanada, al tiempo que ha anunciado inspecciones para confirmar que se cumplen las regulaciones, tal y como ha recogido el portal Sudan Tribune.

La falta de pan se debería en parte al hecho de que el Gobierno no ha pagado su deuda a los molinos de harina del país, lo que ha provocado falta de abastecimiento en las panaderías, a lo que se suma la depreciación de la moneda local, que afecta a la importación de harina.

La mala situación económica del país africano fue uno de los catalizadores de las masivas protestas contra Al Bashir, quien fue finalmente derrocado en un golpe de Estado militar ante las movilizaciones, reprimidas por la fuerza y que se saldaron con varios cientos de muertos.

Tras ello, la junta militar instaurada en el país y la oposición pactaron un Gobierno de unidad, encabezado por Abdalá Hamdok como primer ministro, que ha puesto en marcha una serie de reformas en el plano político y económico, si bien no ha logrado hasta ahora poner bajo control la crisis.

NUEVOS ENFRENTAMIENTOS INTERCOMUNITARIOS

Por otra parte, al menos seis personas murieron y doce resultaron heridas en nuevos enfrentamientos intercomunitarios en el estado de Darfur Sur, escenario de un repunte de las tensiones durante las últimas semanas, según Radio Dabanga.

Fuentes citadas por este medio han señalado que las víctimas mortales se registraron en la localidad de Faluja, en Yebel Marra Oriental, si bien hubo igualmente ataques en Tauila, en Darfur Norte, sin que por el momento haya informaciones sobre muertos.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos mostró el viernes su preocupación por los recientes enfrentamientos en Darfur (oeste), que han dejado más de 300 muertos, y alertó de que "la falta de seguridad y la impunidad crónica" podría derivar en nuevos incidentes violentos.

Los enfrentamientos más sangrientos tuvieron lugar en Darfur Sur, donde alrededor de 200 personas murieron en combates entre miembros de las tribus falata y rizeigat, principalmente en la localidad de Geireda, según confirmó el martes el gobernador regional, Musa Mahdi Ishak.

Por otra parte, el Comité de Doctores de Darfur Occidental ha resaltado que 139 personas murieron y cerca de 200 resultaron heridas en los enfrentamientos que estallaron el viernes y se prolongaron durante el fin de semana en la capital regional, Al Geneina.

Darfur es una de las regiones más pobres de Sudán, con tasas de pobrezas superiores al 65 por ciento en Darfur Central, y cerca de cinco millones de personas han recibido ayuda humanitaria en la zona entre enero y septiembre de 2020, según datos de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).