Publicado 25/10/2021 16:42CET

Sudán.- La coalición FFC hace un llamamiento a la "desobediencia civil" en rechazo al golpe de Estado en Sudán

Archivo - Protestas en Sudán para reclamar una transición a un Gobierno civil en 2019
Archivo - Protestas en Sudán para reclamar una transición a un Gobierno civil en 2019 - Ala Kheir/dpa - Archivo

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

La coalición Fuerzas para la Libertad y el Cambio (FFC), uno de los principales elementos detrás de las protestas de 2019 contra el expresidente sudanés Omar Hasán al Bashir y hasta ahora integrada en el Gobierno de transición, ha hecho este lunes un llamamiento a la "desobediencia civil", en rechazo al golpe de Estado perpetrado en Sudán.

"(El presidente del Consejo Soberano de Transición de Sudán, Abdelfatá) Al Burhan ha llevado al país de vuelta a la situación previa a la formación del Gobierno de transición", ha censurado el grupo en un comunicado, en el que le ha advertido de que "ha cometido un error fatal que le llevará a él y a sus restos al basurero de la historia sin remordimientos".

Así, las FFC han rechazado la asonada y han pedido "a las masas tomar las calles para preservar la revolución y continuar la iniciativa pacífica que comenzó en diciembre de 2018.

"Declaramos un estado de desobediencia civil integrada", ha advertido, antes de especificar que estará vigente hasta que se cumplan una serie de demandas, como la liberación de todos los ministros y miembros del Consejo de Soberanía.

También han solicitado la dimisión del Consejo Militar de Transición, al que también han reclamado que devuelva el poder a un gobierno civil. "La ciudadanía ha luchado y ha sacrificado mártires por ello", han agregado.

"La ciudadanía es la fuente de autoridad y sólo ella tiene derecho a delegarla en quien quieran. Es ella la que determinará quién merece esta autorización", han finalizado.

"Pedimos a los sudaneses de todo el mundo ir a los parlamentos y ministerio de Exteriores de los países en los que residen para manifestarse y presionar por el no reconocimiento (al golpe) y rechazarlo", han agregado.

Asimismo, han pedido a la presidenta de Etiopía, Sahle-Work Zewde, al presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, a la Unión Africana (UA), la Liga Árabe y a la comunidad internacional "declarar su rechazo explícito al golpe de Estado y no reconocerlo".

Por otro lado, empleados de los ministerios e instituciones públicas federales y estatales sudanesas han anunciado un huelga general y se han declarado en desobediencia civil en rechazo al golpe, según el Ministerio de Información. Las medidas de presión se extenderán hasta que los militares devuelvan el poder a los civiles.

LA ASONADA

Al Burhan ha anunciado este lunes la disolución del Consejo Soberano de Transición de Sudán y del Gobierno de transición, ratificando un golpe de Estado iniciado a primera hora del día con la detención del primer ministro, Abdalá Hamdok, y varios ministros.

Así, ha expresado su compromiso con el Documento Constitucional acordado en 2019 entre civiles y militares y ha prometido que trabajará para organizar elecciones, antes de resaltar que próximamente se instaurará un nuevo Gobierno "de competencias".

En este sentido, ha reiterado que el golpe ha llegado en respuesta a las recientes manifestaciones en apoyo al Ejército y para reclamar la disolución del Gobierno, sin hacer mención a las protestas de los últimos días en apoyo a las autoridades de transición, aún con mayor participación.

Sudán fue escenario a mediados de septiembre de un intento de golpe de Estado, según apuntaron las autoridades de transición, a cargo de un grupo de oficiales de las Fuerzas Armadas supuestamente vinculados con Al Bashir.

Las autoridades de transición fueron instauradas tras un acuerdo entre la junta militar anterior, surgida tras el golpe de Estado de 2019, y diversas organizaciones civiles y formaciones políticas opositoras. Este Gobierno ha iniciado una batería de reformas sociales y económicas y ha alcanzado un acuerdo de paz con importantes grupos rebeldes de Darfur y otras zonas del país.

Sin embargo, la intentona de septiembre derivó en un intercambio de críticas y acusaciones entre los elementos civiles y militares que ha ahondado la crisis política, incluidas peticiones por parte de Al Burhan para disolver el Gobierno, que han derivado en los últimos días en manifestaciones enfrentadas a favor de las autoridades de transición y el Ejército.