Publicado 29/07/2021 13:23CET

Sudán dice que el desacuerdo sobre la presa de Etiopía en el Nilo Azul es una amenaza para la mitad de su población

Archivo - Vista general de la Presa del Gran Renacimiento, construida por Etiopía en el río Nilo Azul
Archivo - Vista general de la Presa del Gran Renacimiento, construida por Etiopía en el río Nilo Azul - Yirga Mengistu/Adwa Pictures Plc / DPA - Archivo

MADRID, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Sudán ha afirmado que el desacuerdo sobre el llenado y las operaciones de la presa que construye Etiopía en el río Nilo Azul supone "una amenaza" para la mitad de la población del país africano, en medio de las tensiones entre Adís Abeba, Jartum y El Cairo en torno al proyecto hidroeléctrico.

El ministro de Irrigación sudanés, Yaser Abbas, ha resaltado que los datos con los que cuenta el Gobierno del país sobre la presa son más precisos que los enviados por el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, en lo relativo al segundo proceso de llenado del embalse de la presa, acometido a pesar de la falta de un acuerdo al respecto.

Así, ha incidido en la necesidad de un intercambio de información adecuada para garantizar la seguridad de las operaciones en el embalse sudanés de Roseires, situada río abajo, antes de agregar que la Gran Presa del Renacimiento será beneficiosa para el país en múltiples frentes si opera en el marco de un acuerdo trilateral.

Por ello, Abbas ha manifestado que Jartum apuesta por unas negociaciones "serias" para "preservar los derechos de todos" y ha agregado que un fracaso en este sentido es lo que llevó al país a acudir recientemente al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para que se pronunciara, según ha recogido la agencia estatal sudanesa de noticias, SUNA.

El ministro ha criticado además que las autoridades etíopes lleven a cabo "una política 'de facto'" al proceder al llenado del embalse de forma unilateral y ha hecho hincapié en que el río Nilo Azul es internacional, por lo que Etiopía estaría obligada a un acuerdo para sostener sus operaciones en la presa.

Las palabras de Abbas han llegado cerca de una semana después de que el primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok, reseñara que "no escatimará esfuerzos" para lograr un acuerdo "vinculante" en torno a la presa. "Seguimos pidiendo que se evite el unilateralismo y que se logre un acuerdo legalmente vinculante bajo el Derecho Internacional", arguyó.

Naciones Unidas mostró el 8 de julio su disposición a ayudar a los gobiernos de Etiopía, Egipto y Sudán a alcanzar un acuerdo en torno a la presa, en medio de las crecientes tensiones, y pidió "voluntad política" a las partes para lograr un pacto satisfactorio para todos los países.

Los gobiernos de Egipto, Etiopía y Sudán alcanzaron en enero de 2020 un principio de acuerdo sobre los principales puntos de disputa en torno a la construcción de la presa y se comprometieron a firmar el documento final a finales de febrero, si bien Adís Abeba abandonó las conversaciones antes de firmar el acuerdo, algo que sólo hizo El Cairo.

Etiopía, que está financiando en solitario el proyecto y espera convertirse en el mayor generador y exportador de electricidad del continente, rechaza estas acusaciones. Las obras están siendo llevadas a cabo en la región de Benishangul-Gumaz y, una vez finalizadas, la presa será la más grande del continente.