Publicado 07/06/2021 15:41CET

Sudán.- El líder de las RSF rechaza aceptar la integración de esta milicia paramilitar en el Ejército de Sudán

MADRID, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente del Consejo Soberano de Transición de Sudán, Mohamed Hamdan Dagalo, ha expresado su rechazo a la integración de las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF), una milicia paramilitar que encabeza, en el Ejército del país africano, en medio de los planes que baraja el Gobierno para una reestructuración de las Fuerzas Armadas.

Dagalo, conocido popularmente como 'Hemedti', lidera las RSF, acusadas de crímenes de guerra en la región de Darfur y de estar detrás de la violenta represión de manifestaciones prodemocráticas en el país, lo que ha dañado su imagen a nivel popular.

El hombre, quien fue durante años uno de los principales apoyos del expresidente Omar Hasán al Bashir, fue también uno de los que propició su caída tras retirarle su apoyo en el marco de las movilizaciones que derivaron en un golpe de Estado contra él en abril de 2019.

Así, ha recalcado en un discurso que apoyó la revolución "cuando todos los demás" se preparaban para aplastarla, por orden de Al Bashir, si bien ha manifestado que "integrar las RSF en el Ejército podría romper el país", según ha informado el portal de noticias Sudan Tribune.

"Las RSF fueron creadas por una ley aprobada por un Parlamento electo. No es un batallón o una compañía que vayan a integrarse en el Ejército, son una gran fuerza", ha sostenido, en medio de las informaciones sobre tensiones entre 'Hemedti' y el presidente del Consejo Soberano de Transición, Abdulfatá al Burhan.

Las palabras de Dagalo podrían suponer un obstáculo en la transición democrática que arrancó en el país después de que la junta y la oposición acordaran un Gobierno de unidad tras el derrocamiento de Al Bashir. Asimismo, podría generar un rechazo entre los grupos rebeldes firmantes del acuerdo de paz de octubre de 2020, que contempla su integración en el Ejército.

Las RSF, fundadas en 2013 bajo mando de los Servicios de Inteligencia y Seguridad Nacional (NISS), han recibido numerosas críticas por parte de numerosas ONG debido a sus actuaciones, especialmente en el marco del conflicto en Darfur, donde llevaron a cabo dos campañas contra la insurgencia en 2014 y 2015.

Contador