Publicado 02/10/2020 17:26CET

Sudán.- La ONU alerta de que la inflación aumenta las necesidades y lastra la asistencia humanitaria en Sudán

Sudán.- La ONU alerta de que la inflación aumenta las necesidades y lastra la as
Sudán.- La ONU alerta de que la inflación aumenta las necesidades y lastra la as - MOHAMED KHIDIR / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

Los precios de algunos productos han llegado a cuadruplicarse y las ONG no pueden afrontar este incremento

MADRID, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

La desbocada inflación en Sudán, que en agosto alcanzó el 168 por ciento, está provocando un aumento de las necesidades humanitarias en el país al tiempo que está obstaculizando la asistencia que brindan las agencias de la ONU y las ONG en un momento clave en el que hay además más de 860.000 personas afectadas por las inundaciones ocasionadas por la estación de lluvias, ha alertado la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

La Oficina Central de Estadísticas de Sudán (CBS) estima que la inflación seguirá aumentando en un momento clave del año ya que septiembre es el pico de la época del hambre antes de que se recojan las coseñas en octubre. Según las estimaciones de la ONU, hay unos 9,6 millones de sudaneses en situación de inseguridad alimentaria grave.

La subida continuada de los precios complica el abastecimiento por parte de las organizaciones humanitarias, que suelen comprar a nivel local. A esto ha venido a sumarse una falta de combustible y una subida de los precios, lo cual impacta en el reparto de ayuda, así como la depreciación de la libra sudanesa.

Como resultado de estas circunstancias, los precios de algunos productos se han multiplicado por tres y hasta por cuatro en las últimas semanas. El precio medio de la canasta básica de alimentos local se ha incrementado en un 200 por ciento en comparación con 2019, según el Programa Mundial de Alimentos (PMA). En el caso concreto del sorgo, cuesta un 240 por ciento más que hace un año y casi un 680 por ciento más que la media de los cinco últimos años.

"Muchas compañías con las que trabajamos bien han aumentado sus precios exponencialmente o se niegan a suministrar sus productos hasta que la volatilidad en el mercado paralelo se estabilice", explica a OCHA el director de Save the Children en Sudán, Arshad Malik. "Esto por supuesto afecta nuestras operaciones y a las personas a las que asistimos", añade.

La subida constante de los precios y la depreciación de la moneda local complican la planificación y la adquisición de suministros a las ONG. "Operamos con una tasa de cambio oficial de 55 libras sudanesas por dólar y al principio de año presupuestamos nuestras actividades conforme a ello", indica Malik.

Sin embargo, ahora el cambio en el mercado paralelo ha alcanzado las 250 libras por lo que "los vendedores han aumentado sus precios más del doble con respecto a junio y julio", precisa el responsable de Save the Children. "Esto significa que con la cantidad que cambiamos al tipo oficial solo podemos ayudar ahora a una de cada cuatro personas a las que asistíamos antes", subraya.

IMPACTO EN AGUA Y SANEAMIENTO

Uno de los sectores que más se está viendo castigado es el agua y el saneamiento, en un momento crítico debido a las inundaciones y también a la pandemia de coronavirus. Los precios de las piezas para las bombas de agua han llegado incluso a cuadruplicarse por lo que muchas ONG no pueden adquirirlas. Esto supone que las bombas no se reparan y que miles de personas no tienen acceso a agua potable.

En el caso de quienes se benefician de programas de transferencia de efectivo, también se están viendo perjudicados ya que aunque las organizaciones han aumentado el desembolso no es suficiente para mantener el poder adquisitivo de las familias.

Así, explica Malik, si una persona recibía a principios de año 200 dólares que convertidos a libras podrían cubrir sus necesidades principales, ahora "esa misma cantidad convertida a libras a la tasa oficial solo sirve para cobrar entre el 20 y el 25 por ciento de lo que podían antes".

"Miles de sudaneses que necesitan seriamente asistencia se están viendo afectados y no puede recibir el apoyo que requieren urgentemente en medio del impacto de la disparada inflación, otros aspectos de la crisis económica, las inundaciones y las implicaciones de las medidas de contención por la COVID-19", remacha el representante de Save the Children.

"Muchas familias en Sudán ya gastan en torno al 65 por ciento de sus ingresos en comida, así que estas subidas de precios llevan a un aumento del hambre y menos educación, salud y otros servicios que las familias no ven prioritarios al intentar afrontar su penuria económica", resume por su parte el portavoz de OCHA, Jens Laerke.

Contador