Publicado 27/09/2021 12:26CET

Sudán.- El primer ministro niega un conflicto entre civiles y militares tras la intentona golpista en Sudán

Archivo - El primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok
Archivo - El primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok - Bernd von Jutrczenka/dpa - Archivo

El presidente del Consejo Soberano de Transición niega planes del Ejército para una asonada

MADRID, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok, ha recalcado que el conflicto en el país no es entre civiles y militares que participan en la transición, sino entre los que apuestan por este proceso y los que están en contra, cerca de una semana después de la intentona golpista en el país africano.

La asonada, que fue abortada por el Ejército y que ha sido achacada a soldados cercanos al expresidente Omar Hasán al Bashir, ha desencadenado un intercambio de críticas y acusaciones entre civiles y militares, si bien Hamdok ha abogado por garantizar la unidad de "las fuerzas de la revolución".

Así, ha pedido a todas las partes que se ciñan al Documento Constitucional aprobado para establecer las normas que rigen la transición y que se alejen de las "posiciones unilaterales" ante este proceso, en unas declaraciones concedidas a la cadena de televisión Sudan TV.

Hamdok ha defendido además la necesidad de "desmantelar" el régimen de Al Bashir y ha subrayado que este esfuerzo es "una tarea constitucional que apoya la transformación democrática civil", tal y como ha recogido el diario sudanés 'Sudan Ajbar'.

Por otra parte, ha apostado por expandir la base de fuerzas que apoyan la transición democrática, incluidas organizaciones civiles de base e integrantes del Ejército. "Trabajaré duro durante los próximos días para avanzar y lograr los objetivos", ha zanjado.

Durante la jornada del domingo, cientos de personas se concentraron frente al Comité de Eliminación del Empoderamiento, destinado a retirar de la política y el Ejército a personas relacionadas con Al Bashir, para mostrar su apoyo al organismo.

El portavoz del Consejo Soberano de Transición, Mohamed al Faki, que participó en la protesta, manifestó que las autoridades civiles están "preparadas" ante "cualquier aventura con consecuencias no calculadas" y "cualquiera que piense en alterar el Documento Constitucional".

AL BURHAN DESCARTA UN GOLPE

Los concentrados corearon además diversos eslóganes, entre ellos 'El Ejército es el Ejército de Sudán, no el de Al Burhan", en referencia al presidente del Consejo Soberano de Transición, Abdelfatá al Burhan, quien se ha mostrado crítico con las autoridades civiles durante los últimos días.

El propio Al Burhan afirmó el domingo que está comprometido con el proceso de transición y agregó que el Ejército seguirá cumpliendo su tarea para lograr los objetivos, al tiempo que descartó la posibilidad de que las Fuerzas Armadas estén planeando dar un golpe de Estado.

"Lo que se rumorea sobre la intención de las Fuerzas Armadas de llevar a cabo un golpe es una pura invención", dijo, antes de hacer hincapié en que fue el Ejército el que abortó la intentona golpista de la semana pasada, tal y como ha recogido el portal de noticias Sudan Tribune.

Al Burhan afirmó la semana pasada que el Ejército tiene un papel de "guardián" sobre el proceso de transición, lo que ha generado críticas por parte de las autoridades civiles e incluso ha desatado especulaciones sobre un posible golpe tras las críticas del Ejército a los políticos sudaneses.

ACUERDO PARA EL FIN DE LOS BLOQUEOS

Por otra parte, las autoridades de transición lograron el domingo un acuerdo con manifestantes que han bloqueado durante días dos importantes oleoductos en el este del país, golpeando las exportaciones y la economía nacional, en uno de los signos de descontento de la población durante los últimos meses.

Shamsidín Kabashi, miembro del Consejo Soberano de Transición, firmó el domingo el documento junto a una delegación gubernamental y el Alto Consejo de Líderes de Beja, encabezado por Mohamed al Amin Terk, según ha informado la agencia estatal sudanesa de noticias, SUNA.

El acuerdo contempla un acuerdo para permitir el paso de petróleo a través de esta región del país y una serie de propuestas del Gobierno para intentar resolver las quejas y reclamaciones de la población en el este del país, incluida la reapertura de puertos y del ferrocarril.

Los manifestantes, la mayoría de ellos de la comunidad beja, han protestado durante semanas por haber quedado al margen del acuerdo de paz firmado en octubre de 2020 entre las autoridades y varios grupos rebeldes, algunos de ellos de esta misma comunidad.

Las autoridades de transición fueron instauradas tras un acuerdo entre la junta militar instaurada tras el golpe de Estado que derrocó en abril de 2019 a Al Bashir, y diversas organizaciones civiles y formaciones políticas opositoras, con el objetivo de poner en marcha una serie de reformas y preparar las próximas elecciones.

Este Gobierno ha iniciado una batería de reformas sociales y económicas --algunas de las cuales han provocado el malestar entre la población, como la retirada de subsidios-- y ha alcanzado un acuerdo de paz con importantes grupos rebeldes de Darfur y otras zonas del país.

Contador