Publicado 26/04/2020 20:07:52 +02:00CET

Sudán.- Sudán acusa al antiguo partido de Al Bashir de intentar infiltrarse en el Ejército para crear inestabilidad

Sudán.- Sudán acusa al antiguo partido de Al Bashir de intentar infiltrarse en e
Sudán.- Sudán acusa al antiguo partido de Al Bashir de intentar infiltrarse en e - -/Kremlin/dpa - Archivo

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consejo Soberano de Sudán, Abdelfatá al Burhan, ha acusado al antiguo partido del expresidente Omar Hasán al Bashir de intentar infiltrarse en el Ejército para azuzar la inestabilidad y enfrentar a las Fuerzas Armadas con la población.

"El Ejército no traicionará su promesa en lo relativo a la protección de la revolución popular", ha dicho, en una entrevista concedida a la cadena de televisión Sudan TV, en referencia a las protestas que provocaron finalmente un golpe de Estado para derrocar a Al Bashir.

Asimismo, ha resaltado que las autoridades detendrán en los próximos días a aquellos responsables de trabajar para socavar los objetivos de la revolución y los avances de cara a una democratización del país africano.

Al Burhan ha defendido que la revolución sudanesa fue "única y exitosa" a la hora de unir a la población y derrocar al antiguo régimen, antes de destacar que el Gobierno de transición trabaja para crear un "sistema democrático sostenible".

En este sentido, ha recalcado que hay en marcha "mecanismos" para "detener la propagación de la propaganda dañina y las mentiras" y ha reiterdao que el Ejército "no traicionará" a la población, según ha recogido la agencia estatal sudanesa de noticias, SUNA.

"El disuelto Partido del Congreso Nacional (NCP) y el antiguo régimen son los únicos afectados por la revolución. Por ello, son los primeros en obstruir sus objetivos y en buscar azuzar las disputas entre los integrantes de la revolución", ha argumentado.

El presidente del Consejo Soberano ha criticado que cuando hay acercamientos entre el Ejército y las fuerzas políticas revolucionarias surgen rumores sobre un golpe de Estado para "desestabilizar" el país, tal y como ha informado el portal de noticias Sudan Tribune.

Por último, ha afirmado que está en contacto directo con el primer ministro, Abdalá Hamdok, dado que son "socios" y que esta cooperación es "la garantía necesaria para atravesar esta difícil etapa".

El gobierno de transición de Sudán anunció a principios de abril nuevas medidas contra antiguos miembros del NCP, si bien negó los rumores sobre un posible golpe de Estado en el país.

Al Bashir fue sacado del poder el 11 de abril de 2019 tras un golpe de Estado militar. La junta que se hizo con el poder inició unas conversaciones que en agosto derivaron en un gobierno de transición encabezado por civiles.

El Consejo Militar, entonces al frente de la transición, desarticuló en junio de 2019 una intentona por parte de generales islamistas vinculdaos con el NCP y cesó a varios oficiales del Ejército por su papel en lo sucedido.

LEY PARA "DESMANTELAR" EL RÉGIMEN

Por su parte, el Ejecutivo aprobó a finales de noviembre una ley para "desmantelar" el régimen de Al Bashir. Hamdok resaltó entonces que "no es una represalia", sino que busca "preservar la dignidad del pueblo, agotado por los golpes de los tiranos".

El expresidente fue condenado en diciembre a pasar dos años en un centro de rehabilitación por delito de corrupción en relación con las divisas encontradas en su residencia, si bien el 13 de mayo de 2019 también fue imputado por la muerte de manifestantes.

Asimismo, el Ejecutivo accedió en febrero a Al Bashir al Tribunal Penal Internacional (TPI), en el marco de las negociaciones de paz que está manteniendo con distintos grupos rebeldes que operan en la región de Darfur.

Sobre Al Bashir pesan dos órdenes de arresto del TPI por genocidio, crímenes contra la Humanidad y crímenes de guerra por los presuntos abusos cometidos bajo su mando en la región de Darfur.

La Fiscalía de Sudán anunció además que el expresidente será juzgado por sus acciones en el golpe de Estado que le llevó al poder en 1989 y en la represión de las manifestaciones contra su régimen antes de su derrocamiento.