Publicado 22/03/2021 14:27CET

Sudán.- Sudán asegura que los grupos armados serán integrados en un Ejército unificado tras la transición

Archivo - El presidente de Consejo Soberano de Sudán, Abdelfatá al Burhan
Archivo - El presidente de Consejo Soberano de Sudán, Abdelfatá al Burhan - -/Kremlin/dpa - Archivo

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consejo Soberano de Transición de Sudán, Abdelfatá al Burhan, ha asegurado que todos los grupos armados presentes en el país serán integrados en un Ejército unificado una vez que finalice la transición iniciada tras el derrocamiento en abril de 2019 del entonces presidente, Omar Hasán al Bashir.

Al Burhan ha resaltado que esta integración de los grupos armados en el seno de las Fuerzas Armadas es parte del proceso de desmovilización, desarme y reintegración, antes de agregar que las autoridades "trabajan con seriedad para completar este asunto antes del fin del periodo de transición".

Así, ha indicado que una gran parte de las fuerzas integradas en los grupos rebeldes firmantes del histórico acuerdo de paz de octubre de 2020 serán absorbidas por el Ejército para satisfacer los requisitos de organización, al tiempo que ha subrayado que el Ejército es un elemento clave para la "seguridad" y la "unidad nacional".

Al Burhan ha explicado que el proceso de desmovilización, desarme y reintegración estará fundamentado en la población que tenga cada región, según el último censo, y que la entrada de los reclutas en las Fuerzas Armadas dependerá también de su competencia, según ha recogido el portal de noticias Sudan Tribune.

Los integrantes de los grupos armados tendrán que pasar un periodo de formación en academias militares antes de su entrada al Ejército, un proceso que afectará igualmente a las controvertidas Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF), una fuerza paramilitar encabezada por el 'número dos' de Al Burhan, Mohamed Hamdan Dagalo, alias 'Hemedti'.

Las RSF de 'Hemedti', un antiguo comandante yanyauid que participó en la guerra en Darfur, han sido acusadas de estar detrás de la represión de las manifestaciones antigubernamentales de los últimos meses, que se han saldado con decenas de muertos, así como de otros abusos contra la población.

El Gobierno de transición, en el que ahora están integrados los rebeldes que firmaron el acuerdo de paz-- hizo de la paz con los rebeldes una de sus principales prioridades, ya que suponía una de las condiciones clave para que Estados Unidos sacara al país de la lista de patrocinadores del terrorismo, algo ya anunciado por Washington.

Contador