Publicado 19/05/2020 15:37:11 +02:00CET

Sudán.- El Supremo de EEUU falla que Sudán debe pagar daños por los atentados de 1998 en embajadas en Kenia y Tanzania

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha fallado que Sudán debe pagar daños a las familias de las víctimas de los atentados perpetrados en 1998 por la organización terrorista Al Qaeda contra las embajadas estadounidenses en Kenia y Tanzania, que se saldaron con más de 200 muertos.

El tribunal readmitió en junio de 2019 una apelación para que el Gobierno sudanés indemnice con 4.300 millones de dólares adicionales a los familiares de las víctimas de los atentados por su supuesta complicidad en los ataques, algo que ha sido rechazado en varias ocasiones desde Jartum.

En 2017, un tribunal federal ordenó a Sudán que pagara 2.100 millones de dólares a las familias de los estadounidenses fallecidos en los atentados, pero se desentendió de estos 4.300 millones de dólares, considerados un montante adicional en daños punitivos, como castigo para impedir que Sudán incurriera en el mismo comportamiento.

Sin embargo, el Supremo ha dado la razón a los familiares de las víctimas y ha revocado el fallo previo, que se sustentaba en el Acta de Inmunidades Extranjeras Soberanas, aprobada en 2008 y en la que el Congreso estadounidense autorizó excepciones para las leyes por daños.

Neil Gorsuch, uno de los jueces del tribunal, ha resaltado que "la Constitución desaconseja la legislación retroactiva de muchas maneras" y ha argüido que "la inmunidad soberana extranjera es un gesto de gracia" que "puede ser retirado de forma retroactiva sin riesgo al debido proceso", según ha informado la cadena de televisión estadounidense ABC.

El Gobierno de Sudán afirmó en febrero que buscaría alcanzar un acuerdo con las víctimas de los atentados, perpetrados de forma simultánea el 7 de agosto de 1998 contra las embajadas estadounidenses en Nairobi, Kenia, y Dar es Salaam, Tanzania.

En respuesta a los atentados, que se saldaron con la muerte de más de 220 personas --más de 210 en la capital keniana-- y más de 4.000 heridos, Estados Unidos bombardeó objetivos en Afganistán y Sudán, país en el que residió durante años el entonces líder de Al Qaeda, Usama bin Laden.

Las autoridades sudanesas alcanzaron el 13 de febrero un acuerdo con las familias de los marines muertos en un atentado perpetrado en 2000 por Al Qaeda contra el destructor 'USS Cole' frente a las costas de Yemen.

El ministro del Interior sudanés, Nasr al Din Abdelbari, desveló que Jartum pagará 30 millones de dólares a las familias de los 17 marinos muertos en el ataque, perpetrado en el puerto yemení de Adén el 12 de octubre de 2000.

El subsecretario de Estado de Estados Unidos para Asuntos Políticos, David Hale, pidió en enero a la ministra de Exteriores sudanesa, Asma Abdalá, que Jartum accediera a pagar compensaciones a las víctimas de estos atentados.

El actual Gobierno sudanés fue instaurado en septiembre de 2019 tras un acuerdo entre la junta militar surgida tras el golpe de Estado de abril contra Omar Hasán al Bashir y una coalición de grupos opositores.

Las nuevas autoridades han iniciado un proceso de reformas políticas y democratización, además de poner en marcha conversaciones de paz con diversos grupos rebeldes que operan en el país africano. Entre sus principales objetivos figura que Washington retire las sanciones contra el país, incluido en su lista de promotores del terrorismo.

Contador