Publicado 03/11/2020 15:28CET

Sudán del Sur.- Asesinado otro trabajador humanitario en Sudán del Sur, el segundo en dos días

Afectados por las inundaciones en Sudán del Sur
Afectados por las inundaciones en Sudán del Sur - OCHA/ANTHONY JOHN BURKE - Archivo

MADRID, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un trabajador humanitario ha sido asesinado por jóvenes armados en el estado de Jonglei, en el oeste de Sudán del Sur, convirtiéndose así en el segundo cooperante que ha seguido esta suerte en dos días, según ha denunciado este martes el coordinador humanitario de la ONU en el país, Alain Noudéhou.

Ambos trabajadores humanitarios eran de nacionalidad sursudanesa y trabajaban en servicios de nutrición. "Estoy horrorizado por estos repetidos actos de violencia contra humanitarios", ha reconocido el responsable de la ONU, subrayando que "los trabajadores humanitarios sursudaneses se enfrentan a condiciones difíciles para ofrecer asistencia vital a sus compatriotas y deberían ser protegidos".

"La violencia y la impunidad deben cesar. Necesitamos seguridad para las personas que reciben y que ofrecen la ayuda", ha subrayado Noudéhou, que ha pedido que los responsables sean identificados y llevados ante la justicia.

Según ha indicado la ONU en un comunicado, la nueva víctima es un trabajador de la ONG sursudanesa Nile Hope, al que dispararon jóvenes armados el viernes 30 de octubre en el condado de Canal/Pigi. El fallecido se dirigía a la base de la organización, que trabaja ofreciendo alimentación suplementaria y atención terapéutica a niños desnutridos y madres lactantes. Un compañero resultó herido leve y los servicios humanitarios se han suspendido en la zona.

Un día antes, un trabajador de la ONG Plan Internacinal había sido asesinado en Pibor. En total, nueve cooperantes han sido asesinados en lo que va de año, el triple del total de 2019. Desde finales de 2013, cuando estalló el conflicto en el país más nuevo del mundo, 124 trabajadores humanitarios, la mayoría sursudaneses, han sido asesinados.

Según los últimos datos de la ONU, en el país hay 7,5 millones de personas necesitadas de asistencia humanitaria y 1,6 millones de desplazados internos por la persistente violencia como resultado del conflicto, así como por las devastadoras inundaciones ocasionadas por la estación de lluvias.