Publicado 05/11/2020 18:08CET

Sudán del Sur.- Asesinado un trabajador humanitario en Sudán del Sur, el tercero durante la última semana

El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir
El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir - LI XUEREN / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Sudán del Sur han confirmado este jueves la muerte la semana pasada de un trabajador humanitario en una emboscada tendida por personas armadas en el estado de Jonglei, el tercero durante la última semana, ante un repunte de este tipo de incidentes.

James Biliu Kur, comisario en funciones del condado de Pigi, ha señalado que la víctima, identificada como Both Nin, fue asesinada cuando iba a su puesto de trabajo en el condado de Fangak, según ha informado la emisora Radio Tamazuj.

"El fallecido trabajaba para una organización local en Khorwac Payam, en mi condado, hasta su muerte. Había ido a Fangak para cambiar sus dólares a libras sursudanesas, pero cuando volvía a su puesto de trabajo fue asesinado en el área de Alelo", ha detallado.

Así, ha manifestado que "el ataque fue ejecutado por criminales armados" y ha agregado que trabajará con las autoridades de Fangak para detener a los responsables. Muonyngok Abiel, coordinador de la Comisión de Ayuda y Rehabilitación en el condado, ha confirmado lo sucedido.

El asesinato es el tercero de un trabajador humanitario en los últimos días, tras la muerte el 29 de octubre de un miembro de Plan International y el fallecimiento un día después de un trabajador de Nile Hope, una organización no gubernamental sursudanesa.

El coordinador humanitario de Naciones en el país, Alain Noudéhou, condenó el martes estos dos asesinatos y se mostró "horrorizado" por "estos repetidos actos de violencia contra humanitarios".

"La violencia y la impunidad deben cesar. Necesitamos seguridad para las personas que reciben y que ofrecen la ayuda", subrayó Noudéhou, quien señaló además que "todos los servicios humanitarios han sido suspendidos temporalmente en la zona" tras el asesinato del trabajador de Nile Hope.

Un total de diez trabajadores humanitarios han sido asesinados en lo que va de año en Sudán del Sur, más del triple de la cifra registrada en 2019, mientras que el total desde el estallido del conflicto a finales de 2013 asciende a 124, la mayoría de ellos de nacionalidad sursudanesa.

CONDENA DE EEUU

A las condenas se sumó la Embajada de Estados Unidos en Sudán del Sur, que alertó de que "la mitad de los incidentes relativos al acceso humanitario en 2020 han implicado violencia o amenazas de violencia contra trabajadores humanitarios".

"Como consecuencia de esto, la asistencia vital se ha visto retrasada o interrumpida, lo que ha provocado una pérdida de vidas entre ciudadanos sursudaneses vulnerables", argumentó, en un comunicado publicado a través de su página web.

Por ello, pidió a las autoridades y a las comunidades "a todos los niveles" que "garanticen la seguridad de los trabajadores humanitarios, los bienes de las organizaciones humanitarias y de toda las personas que reciben servicios humanitarios".

Según los últimos datos de la ONU, en el país hay 7,5 millones de personas necesitadas de asistencia humanitaria y 1,6 millones de desplazados internos por la persistente violencia como resultado del conflicto, así como por las devastadoras inundaciones ocasionadas por la estación de lluvias.

A pesar del descenso experimentado por la violencia política en el país tras la firma del acuerdo de paz en 2018, se ha producido una explosión de violencia intercomunitaria relacionada en parte con la inseguridad alimentaria, especialmente en el centro del país.

El Gobierno de unidad en Sudán del Sur echó a andar en febrero, tras la materialización del acuerdo de paz. Sin embargo aún quedan puntos pendientes para su aplicación, entre ellos la reunificación del Ejército y la reconstitución del Parlamento, organismo que estará a cargo de poner en marcha las reformas acordadas en 2018 entre las partes.

Contador