Publicado 16/04/2020 21:18CET

Sudán del Sur.- Un exministro y destacado miembro del rebelde SPLM-IO anuncia que se une al presidente de Sudán del Sur

Sudán del Sur.- Un exministro y destacado miembro del rebelde SPLM-IO anuncia qu
Sudán del Sur.- Un exministro y destacado miembro del rebelde SPLM-IO anuncia qu - PRESIDENCIA DE SUDÁN DEL SUR - Archivo

MADRID, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un exministro de Sudán del Sur ha anunciado este jueves que abandona las filas del antiguo grupo rebelde liderado por Riek Machar y que se suma a la formación encabezada por el presidente del país, Salva Kiir.

El exministro de Petróleo Dak Duop Bickiok era hasta ahora una figura destacada en el Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán-En Oposición (SPLM-IO) de Machar, quien ahora es vicepresidente primero a raíz del Gobierno de unidad surgido del acuerdo de paz de 2018.

Bickiok ha anunciado su salida del partido junto a varios miembros de la formación y han denunciado que Machar está gestionando la formación sin consultar a su cúpula, según ha informado la emisora Radio Tamazuj.

"Nos rebelamos hace siete años para cambiar algo en el sistema, pero el SPLM-IO está siendo mal gestionado", ha dicho el exministro, la primera figura política de primera línea en abandonar la formación de Machar desde la formación del Gobierno de unidad.

De esta forma, se suma a James Koang Chuol, quien era vicejefe del Estado Mayor del SPLM-IO para Administración y Finanzas, quien se pasó en marzo al bando de Kiir junto a otros tres generales rebeldes.

"Hemos dimitido porque los oficiales están siendo abandonados. Además, la reciente formación del Gobierno no se hizo de la forma adecuada", dijo, antes de llamar a la población a la calma.

Por otra parte, acusó a Machar de nepotismo después de que su esposa, Angelina Teny, haya sido nombrada ministra de Defensa y Asuntos de Veteranos en el gobierno de unidad sursudanés, que vio la luz a mediados de marzo tras meses de retrasos.

El pacto para la creación del gobierno de unidad, contemplado por el acuerdo de paz alcanzado en septiembre de 2018, fue cerrado pese a que no se han resuelto todas las cuestiones pendientes, entre las que figura la división administrativa del país.

Entre los retos pendientes figura también atender las necesidades de un país en el que más de la mitad de la población vive bajo la amenaza del hambre tras varios años de conflicto, así como el incremento de los enfrentamientos intercomunitarios por el control de los recursos.

La Comisión de Derechos Humanos de la ONU para Sudán del Sur advirtió a finales de febrero de que las partes enfrentadas han dejado sin comida de forma "deliberada" a la población por razones de índole étnica o política, lo que podría constituir un crimen de guerra o contra la Humanidad.