Publicado 16/03/2021 11:41CET

Sudán del Sur.- La ONU pide "financiación urgente" para dar ayuda a 6,6 millones de personas en Sudán del Sur en 2021

Archivo - Una mujer en un campamento de refugiados de Sudán del Sur en 2012
Archivo - Una mujer en un campamento de refugiados de Sudán del Sur en 2012 - PAULA BRONSTEIN/GETTY IMAGES - Archivo

ACNUR pide mil millones de euros para apoyar a 2,2 millones de refugiados en cinco países

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha hecho este martes un llamamiento a la entrega "urgente" de financiación para entregar ayuda humanitaria a 6,6 millones de personas en Sudán del Sur en 2021, para lo que ha solicitado 1.700 millones de dólares (cerca de 1.425 millones de euros) para financiar el Plan de Respuesta Humanitaria en el país durante este año.

"El conflicto, el desplazamiento, la pérdida de sustento, la incapacidad de lograr atención sanitaria y la falta de acceso a las escuelas han creado unas necesidades urgentes a nivel humanitario y de protección, especialmente para mujeres y niños", ha dicho el coordinador humanitario de la ONU en el país, Alain Noudéhou.

Así, ha indicado que "las comunidades afectadas han seguido demostrando un gran sentimiento de solidaridad" ante esta concatenación de crisis y ha pedido al Gobierno, los actores de desarrollo, los donantes y las organizaciones de ayuda que "igualen su solidaridad con un apoyo inamovible".

"Nuestras prioridades inmediatas incluyen sostener la respuesta en las áreas con más inseguridad alimentaria y prepararnos para la próxima tmeporada de lluvias, que se prevé que provoque nuevamente grandes inundaciones", ha detallado Noudéhou. Las inundaciones dejaron casi un millón de damnificados en 2019 y 2020.

En este sentido, ha manifestado que "miles de trabajadores humanitarios, la mayoría de ellos sursudaneses, trabajan de forma incansable para salvar vidas y entregar ayuda humanitaria a las personas en las zonas de mayor necesidad".

"Necesitamos financiación urgente para evitar un mayor deterioro de la situación y necesitamos que la violencia llegue a su fin para que la población de Sudán del Sur pueda recuperarse de la crisis y reconstruir sus vidas", ha apuntado.

El país es escenario de un repunte de los enfrentamientos intercomunitarios, especialmente en la zona central, lo que, sumado a la crisis económica y el impacto de la pandemia de coronavirus, ha aumentado el nivel de la vulnerabilidad y la inseguridad alimentaria.

El Plan de Respuesta Humanitaria contempla que "dos años después de la firma del acuerdo de paz, su aplicación no ha reducido las necesidades humanitarias del pueblo sursudanés" y alerta de que "la falta de una paz duradera y la inversión limitada en servicios básicos está alejando a la gente de la estabilidad y el desarrollo sostenible".

De esta forma, resalta que "hay más niños gravemente desnutridos que durante los últimos tres años" y que "mujeres y niñas siguen haciendo frente a niveles extremos de violencia de género y estrés psicosocial", mientras que "la economía ha continuado su caída, llevando a la gente al límite, especialmente en zonas urbanas".

Además, puntualiza que "el acceso a los servicios básicos, incluida la sanidad, la educación, el agua y la higiene, además de la protección y los servicios legales, estaba ya limitado y gran parte de la infraestructura de servicios estaba dañada, destruida o cerrada en 2020".

El plan recoge que en el país hay 8,3 millones de personas en situación de necesidad y ha apuntado que un 54 por ciento son niños, mientras que el 15 por ciento son personas con alguna discapacidad.

Asimismo, ha puntualizado que el 19,1 por ciento de la población tiene necesidades mínimas, mientras que el 14,6 por ciento está bajo estrés, el 25,6 por ciento tiene necesidades graves, el 24,6 por ciento tiene necesidades extremas y el 16,2 por ciento tiene necesidades a un nivel catastrófico.

AYUDA A REFUGIADOS

Por su parte, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha solicitado 1.200 millones de dólares (alrededor de mil millones de euros) para financiar las actividades de socios humanitarios en apoyo a 2,2 millones de refugiados sursudaneses que se encuentran en cinco países de la región.

Babar Baloch, uno de los portavoces del organismo, ha recalcado que "Sudán del Sur se convirtió en el país más joven hace cerca de una década, pero a día de hoy millones de sus ciudadanos están desplazados dentro y fuera de sus fronteras".

"La crisis continúa siendo una de niños, con más del 65 por ciento de la población de refugiados por debajo de los 18 años, incluidos 66.000 niños que han sido separados de sus padres o cuidadores habituales", ha manifestado, antes de incidir en que pese a los avances en la aplicación del acuerdo de paz "las necesidades humanitarias y de protección siguen siendo altas para la mayor situación de refugiados en el continente africano".

Baloch ha incidido en que "la mayoría de los refugiados sursudaneses son acogidos en áreas relativamente remotas y subdesarrolladas" y ha añadido que "la pandemia de coronavirus, junto a los desafíos relacionados con el cambio climático, incluidas las graves inundaciones, sequías y langostas del desierto, han empeorado una situación ya dura".

"La financiación es necesaria de forma urgente para entregar ayuda vital, incluido cobijo, acceso a agua potable, educación y servicios sanitarios. La escasez de alimentos es particularmente acusada con una financiación insuficiente que ya lleva a cortes de las raciones que afectan a cientos de miles de refugiados", ha resaltado.

En este sentido, ha argüido que "con el impacto de la pandemia en las condiciones socioeconómicas de refugiados y comunidades de acogida, la respuesta de este año incluye un foco renovado e incrementado sobre la resiliencia y el apoyo al sustento".

"Los socios humanitarios intensificarán además la prevención y respuesta a la violencia de género y priorizarán el apoyo a las personas con necesidades especiales, incluido el fortalecimiento de los programas de protección a niños y el aumento del apoyo psicosocial y de salud mental", ha desvelado.

Baloch ha aplaudido la labor de Etiopía, Kenia, República Democrática del Congo (RDC), Sudán y Uganda a la hora de "acoger generosamente" a los refugiados e "incluirlos en sus sistemas nacionales", por lo que ha reiterado el llamamiento de ACNUR a la comunidad internacional para que "apoye sus esfuerzos".

"Si bien cerca de 350.000 refugiados han tomado de forma independiente la decisión de volver a Sudán del Sur desde 2017 y de que se están realizando esfuerzos para avanzar en el proceso de paz y apoyar estos retornos, no existen aún las condiciones para regresos a gran escala y se necesitan fondos para ayudara a los refugiados y a las comunidades locales que les han dado la bienvenida", ha zanjado.