Publicado 17/07/2020 02:19CET

Surinam.- Chan Santokhi, investido presidente de Surinam

Desiré Delano Bouterse, presidente saliente de Surinam.
Desiré Delano Bouterse, presidente saliente de Surinam. - UNASUR - Archivo

MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

El exministro de Justicia de Surinam Chan Santokhi ha sido investido este jueves como presidente del país, después de que su formación política, Partido de la Reforma Progresista (VHP), ganara las elecciones a finales de mayo.

Durante su discurso de investidura, ha agradecido al presidente saliente, Desi Bouterse, que la transferencia de poder se haya desarrollado "sin problemas", al tiempo que ha asegurado que Surinam quiere "honestidad y justicia, prosperidad" y busca ser "un pueblo feliz".

Así, ha reconocido que el país atraviesa problemas y que ha sido "sistemáticamente degradado". "La situación es muy difícil", ha aseverado, pero ha afirmado que Surinam "resolverá la crisis" actuando "al unísono", según ha informado el diario local 'De Ware Tijd'.

También, ha prometido devolver la independencia al Banco Central de Surinam y ha aludido a usar "los escasos dólares con más moderación". Asimismo, ha asegurado que el sector público tendrá que ser "diferente, más eficiente y productivo", al tiempo que se ha referido a "revisar la Constitución y el Reglamento Electoral".

"Tenemos derecho al desarrollo, a buenas escuelas, centros de salud e instalaciones deportivas. Pero ese desarrollo no vendrá con las arcas vacías", ha continuado, poniendo el foco en que "la mayor contribución tendrá que venir de los evasores de impuestos".

Bouterse lideró el país sudamericano, antigua colonia de Países Bajos, durante los años ochenta al frente de una junta militar. Posteriormente, alcanzó la Presidencia en 2010 y fue reelegido cinco años después.

El mandatario encabezó en febrero del 1980 el 'Golpe de los Sargentos', en el que fue derrocado Johan Ferrier, quien cinco años antes se había convertido en el primer presidente de Surinam tras su independencia.

Bouterse fue condenado a 20 años de prisión por un tribunal militar a finales de noviembre del año pasado tras ser hallado culpable por la ejecución de 15 opositores en 1982 tras un golpe de Estado para hacerse el poder.

No obstante, y pese a que la oposición pidió su renuncia, este tribunal no ordenó su detención. Años atrás, en 1999, la Justicia neerlandesa le acusó de estos mismos hechos, además de por tráfico de cocaína.