Publicado 10/06/2020 18:53CET

Suspendidas las operaciones en un segundo campo de petróleo de Libia tras la entrada de milicianos en las instalaciones

Libia.- Suspendidas las operaciones en un segundo campo de petróleo tras la irru
Libia.- Suspendidas las operaciones en un segundo campo de petróleo tras la irru - JOHN MOORE/GETTY - Archivo

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Corporación Nacional del Petróleo de Libia (NOC) ha confirmado este miércoles la suspensión de las operaciones en el campo petrolero de El Fil tras la irrupción de milicianos en las instalaciones, un día después de que pasara lo mismo en el de Sharara, el más grande del país.

La NOC ha indicado en un comunicado publicado en su página web que "el comandante del Batallón Jalid bin al Ualid, Yusif Hasán al Tabaui, ha coaccionado a los trabajadores de El Fil para que vuelvan a detener la producción en el campo, apenas unos días después de la reapertura de la válvula de Hamada".

Así, ha denunciado "un grave acto criminal contra el pueblo libio y sus intereses" y ha resaltado que "demuestra nuevamente el fracaso de la Guardia de Instalaciones de Petróleo (GIP) a la hora de llevar a cabo sus tareas legales de proteger las instalaciones y a los trabajadores del sector petrolero".

La GIP era previamente una unidad militar dedicada a proteger las instalaciones petroleras, si bien se fraccionó en milicias locales tras la captura y ejecución de Muamar Gadafi en 2011. "La GIP se ha convertido en una milicia que cumple órdenes de líderes ilegítimos para beneficiar a intereses extranjeros", ha señalado la compañía.

Por otra parte, la NOC ha pedido a los milicianos que ocuparon a última hora del lunes las instalaciones de Sharara que abandonen el lugar "inmediatamente" y que "permitan que las operaciones y la producción se reinicien" en el campo.

La compañía ha detallado que Mohamed Jalifa, comandante de la GIP en el sur, ocupó las instalaciones el lunes y bloqueó los trabajos el martes, si bien autorizó posteriormente su reinicio. Sin embargo, horas después otro grupo de milicianos entró en el lugar y volvió a suspender las operaciones.

El presidente de la NOC, Mustafá Sanalá, ha manifestado que "está muy claro para el pueblo libio y la comunidad internacional que son las milicias las que están detrás de los bloqueos", antes de agregar que "estos grupos deben revisar sus acciones y permitir el reinicio inmediato e incondicional de la producción de petróleo".

La compañía retiró la fuerza mayor en Sharara durante la jornada del domingo, algo que procedió a hacer igualmente en El Fil un día después. Así, dijo que el bloqueo de ambos, que duró más de 140 días, ha causado pérdidas de más de 5.300 millones de dólares (cerca de 4.690 millones de euros) al país.

Por su parte, la Misión de Apoyo de Naciones Unidas en Libia (UNSMIL) había aplaudido el lunes la reapertura de ambos campos petroleros durante el fin de semana y resaltó que "el bloqueo petrolero ha causado de forma injustificada pérdidas de más de 5.000 millones de dólares al pueblo libio, así como millones de dólares en pérdidas indirectas".

"El bloqueo debe ser retirado totalmente en todo el país. El petróleo y otros recursos naturales no deben ser usados o instrumentalizados de ninguna forma como parte del conflicto", señaló, al tiempo que pidió a las partes evitar causar daños a la infraestructura o impedir los trabajos de los empleados de la NOC.