Publicado 24/10/2020 11:29CET

Tailandia.- Amnistía exige la liberación inmediata de los líderes de las protestas en Tailandia

Tailandia.- Amnistía exige la liberación inmediata de los líderes de las protest
Tailandia.- Amnistía exige la liberación inmediata de los líderes de las protest - GEEM DRAKE / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

La ONG Amnistía Internacional ha exigido este sábado la liberación de todos los manifestantes tailandeses todavía detenidos por expresar su oposición al Gobierno durante las últimas protestas de este mes, "criminalizadas por leyes vagas y draconianas", entre ellos los dos jóvenes considerados como líderes de las manifestaciones.

Un total de 90 personas han sido detenidas desde las marchas del 13 de octubre, 84 de ellas acusadas y solo seis en libertad sin cargos. El resto, excepto ocho personas todavía entre rejas, ha salido bajo fianza. Entre los todavía detenidos se encuentran los líderes de la protesta, los estudiantes Panusaya 'Rung' Sithijirawattanakul y Parit 'Penguin' Chiwarak.

"Las protestas en Tailandia son una prueba clara de cuánto valora la gente sus derechos a la libertad de expresión y reunión pacífica", ha declarado el director senior de Investigación, Promoción y Políticas de Amnistía Internacional, Rajat Khosla.

"En lugar de crear un espacio seguro para que la gente exprese sus opiniones, las autoridades han criminalizado repetidamente las protestas pacíficas a través de leyes draconianas y vagamente redactadas", según el investigador, que describe los cargos presentados contra los líderes de la protesta como "meras tácticas para asustar a todo el movimiento, arbitrarios, injustificados y políticamente motivados".

"El primer ministro, Prayuth Chan Ocha, ha reconocido que los manifestantes han sido abrumadoramente pacíficos y levantó el estado de emergencia. Las autoridades ahora deben ir más allá de la retórica y retirar los cargos contra manifestantes pacíficos", ha concluido la ONG.

El Ejecutivo del general Prayuth declaró el estado de emergencia en Bangkok el 15 de octubre con el objetivo de frenar las protestas contra el Gobierno y la monarquía, unas movilizaciones sin precedentes por dirigirse contra la institución monárquica en un país en el que las ofensas a la Casa Real se castigan con severas penas de cárcel.

La declaración del estado de emergencia en la capital tailandesa tenía como fecha final el 13 de noviembre pero el general Prayuth finalmente ha decidido rectificar a pesar de que las protestas continúan y los manifestantes han asegurado que mantendrán sus movilizaciones hasta que se cumplan sus demandas, que pasan por la dimisión del primer ministro y una reforma del sistema monárquico para la vuelta a una democracia real y no tutelada por las Fuerzas Armadas.