Publicado 30/11/2020 17:46CET

Tailandia.- Presentan cargos de lesa majestad contra varios líderes de las protestas contra el Gobierno en Tailandia

Manifestantes durante una protesta contra el Gobierno de Tailandia.
Manifestantes durante una protesta contra el Gobierno de Tailandia. - Geem Drake/SOPA Images via ZUMA / DPA

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los principales líderes de las protestas que han tenido lugar durante los últimos meses contra el Gobierno de Tailandia han sido imputados este lunes por la presunta comisión de delitos de lesa majestad.

Durante una vista judicial en la que se han impuesto cargos contra siete activistas por insultar al rey tailandés, Maha Vajiralongkorn, todos ellos han reafirmado que a pesar de las medidas impuestas contra ellos "no desistirán" y seguirán manifestándose.

Se trata de la primera vez en más de dos años que se lanza un proces de lesa majestad contra ciudadanos tailandeses en base al artículo 112 del Código Penal, que incluye penas de hasta 15 años de prisión en relación con dicho delito.

"El artículo 112 es injusto, no le doy ningún valor", ha dicho el líder de las protestas estudiantiles Arnon Nampa, según informaciones de la cadena CAN. "Estoy preparado para luchar legalmente hablando", ha destacado.

Junto a Arnon han acudido al juzgado los activistas Panupong Jadnol, Panusaya Sithijirawattanakul y Parit Chiwarak, todos ellos acusados de violar la legislación en el marco de las últimas protestas registradas en la capital, Bangkok.

"Hemos negado los cargos", ha dicho Arnon, que ha matizado que son decenas las personas que se enfrentan a procesos judiciales en relación con las protestas. Otros tres activistas, Patsaravalee Tanakitvibulpon, Jutatip Sirijan y Tattep Ruangprapaikitseree, han recibido este mismo lunes sendas citaciones para acudir a declarar.

Entre las demandas de los manifestantes se encuentra la dimisión del primer ministro, el general Prayuth Chan Ocha, la reducción de los poderes de la Casa Real y la reforma de la Constitución.

Los críticos con la monarquía han lamentado que el poder de la Casa Real ha favorecido décadas de dominación militar, en un país que ha vivido trece golpes de Estado desde la caída de la monarquía absoluta, en 1932.