Publicado 20/12/2020 08:45CET

Tailandia.- Tailandia vota en sus primeras elecciones locales desde el golpe de 2014 en un ambiente de agitación social

02 December 2020, Thailand, Bangkok: A pro-democracy protester prays after watching a movie on the conflict between the Thai army and the Red Shirts protesters in 2010 were 99 people lost their lives, during an anti-government demonstration in the Thai ca
02 December 2020, Thailand, Bangkok: A pro-democracy protester prays after watching a movie on the conflict between the Thai army and the Red Shirts protesters in 2010 were 99 people lost their lives, during an anti-government demonstration in the Thai ca - Geem Drake/SOPA Images via ZUMA / DPA

MADRID, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los tailandeses votan este domingo en las primeras elecciones locales del país desde el golpe de Estado llevado a cabo en 2014 y los primeros comicios desde las polémicas elecciones generales del año pasado, origen de meses de protestas entre acusaciones de manipulación contra los resultados y que se han repetido desde el pasado verano, esta vez a favor de un ambiente de regeneración nacional, y abanderadas por la población juvenil.

En los comicios de marzo de 2019 el Puea Thai, el partido vinculado con los hermanos Yingluck y Thaksin Shinawatra, se convirtió en la fuerza que más escaños obtuvo, aunque el partido más votado fue el Phalang Pracharat, el partido que presentó como candidato al jefe de la junta militar y actual primer ministro, el general Prayuth Chan Ocha.

Ahora, los votantes de todo el país, excepto en Bangkok y Pattaya, se preparan para elegir representantes locales en 76 provincias de Tailandia, para elegir a los directores ejecutivos de las llamadas organizaciones administrativas provinciales (PAO).

Estos comicios se caracterizan por el hecho de que un candidato puede ser presentado por un partido político, pero los partidos, los parlamentarios y los senadores no pueden hacer campaña en su nombre. Como explica el 'Bangkok Post', el Palang Pracharath no ha presentado a nadie bajo su bandera, pero varios candidatos conocidos por su afinidad al partido se postulan de forma independiente o bajo otros grupos.

En la campaña actual, solo el Movimiento Progresista, liderado por el exdiputado y destacado activista Thanathorn Thanathorn Juangroongruangkit, ha estado haciendo campaña por los candidatos ya que técnicamente no es un partido político.

Aunque los votantes han estado esperando seis años para votar, se proyecta que la participación será baja porque la fecha de las elecciones está muy cerca de las vacaciones de fin de año. La Comisión Electoral espera una participación del 75%. La participación anterior fue de alrededor del 70% al 80%.

PROTESTAS

Queda por ver el impacto de las protestas en los comicios de este domingo, y la respuesta de la población juvenil, abanderada de las marchas, en las urnas de todo el país. Los jóvenes activistas, además de un cambio de Gobierno y aumentar los mecanismos de control sobre la monarquía, piden una reforma constitucional.

En este sentido, Naciones Unidas ha pedido a las autoridades tailandesas que dejen de recurrir al delito de lesa majestad para imputar a los manifestantes que llevan semanas protestando por la regeneración política en el país, tanto por la dura pena de cárcel que conlleva como por la propia encarcelación en sí, en especial cuando amenaza a un menor de edad, como ha ocurrido en los últimos días.

El delito de lesa majestad, que implica sentencias de entre tres y 15 años de cárcel por difamar o amenazar a la Familia Real, ha sido el argumento esgrimido por las autoridades contra al menos 35 detenidos, entre ellos un estudiante de 16 años sobre el que llegó a pesar una solicitud para que fuera imputado. Un tribunal acabó ignorando la petición de la Policía y finalmente le concedió la libertad condicional bajo fianza.

El Comité para los Derechos Humanos de Naciones Unidas lleva meses pidiendo a Tailandia que adapte el delito de lesa majestad a los estándares internacionales, en especial al Convenio Internacional de Derechos Civiles y Políticos, según la portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Ravina Shamdasani.

"Me resulta extremadamente decepcionante que, tras dos años sin casos de este tipo, nos encontremos con un número tan grande de imputaciones, entre ellas, por asombroso que parezca, la de un menor", ha hecho saber la portavoz.

"También nos sigue preocupando que se estén presentando otros cargos graves contra los manifestantes, que están siendo acusados de sedición y delitos en virtud de la Ley de Delitos Informáticos", ha añadido.

Por todo ello, el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU pide al Gobierno de Tailandia "que cese en su insistencia de imponer cargos tan graves contra gente que solo ha ejercido sus derechos a la libertad de expresión y reunión pacíficas, y que deberían ejercerlos sin temor a represalias".