Publicado 26/04/2020 20:06:29 +02:00CET

Los talibán acusan al Gobierno de Afganistán de "crear obstáculos" a la paz y rechazan nuevamente un alto el fuego

Afganistán.- Los talibán acusan al Gobierno de "crear obstáculos" a la paz y rec
Afganistán.- Los talibán acusan al Gobierno de "crear obstáculos" a la paz y rec - GETTY IMAGES / MAJID SAEEDI - Archivo

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los talibán han acusado este domingo al Gobierno de Afganistán de "crear obstáculos" para impedir progresos en un proceso de paz en el país y ha recalcado que el grupo ha cumplido con su parte "de cara a la paz y al fin de las hostilidades".

El portavoz de los insurgentes, Zabihulá Muyahid, ha publicado un comunicado en respuesta a los llamamientos internacionales a un alto el fuego que permita lograr avances en las conversaciones de paz y ha recordado que el histórico acuerdo del 29 de febrero con Estados Unidos "supuso una 'hoja de ruta' para una resolución pacífica a los 19 años de conflicto".

"El acuerdo, respaldado por el Consejo de Seguridad (de Naciones Unidas) y la comunidad internacional en general, dice claramente que tras la ceremonia de la firma serían liberados 6.000 presos de ambas partes en un periodo de diez días y se abriría un camino para negociaciones intraafganas", ha indicado.

Así, ha defendido que estas negociaciones "habrían sentado las bases para la paz, la seguridad y el fin de las hostilidades", antes de agregar que, de haberse seguido estos plazos, "quizá se habrían logrado ya grandes avances hasta ahora".

Muhayid ha acusado al Gobierno afgano de "tener interés en que continúe la guerra" y de "crear obstáculos desde el primer día" para evitar la aplicación del acuerdo, citando concretamente "retrasos en el proceso de liberación de presos" y "el no haber nombrado un equipo negociador inclusivo y no haber resuelto sus disputas internas".

En este sentido, ha cargado además contra Estados Unidos y la OTAN por "no haber cumplido con sus responsabilidad en la aplicación de los artículos del acuerdo" y "haber entregado millones de municiones a la Administración de Kabul con el objetivo de continuar e intensificar la guerra, lo que es un paso provocativo".

"Pedir un alto el fuego y una reducción de la violencia en un momento en el que la otra parte no está cumpliendo con sus obligaciones es ilógico y oportunista", ha criticado Muyahid.

Por último, ha asegurado que los talibán "buscan progresos en la paz y la seguridad en línea con los contenidos del acuerdo, lo que es el único camino que puede llevar al Emirato Islámico y a Estados Unidos a poner fin a la guerra y a los afganos hacia el establecimiento de la paz".

El comunicado ha sido publicado el mismo día en el que el enviado especial de Estados Unidos a Afganistán, Zalmay Khalilzad, ha emitido un mensaje de felicitación al pueblo afgano en el inicio del Ramadán acompañado de una petición, como ya hiciera el sábado, a los talibán y al Gobierno afgano para que inicien negociaciones de paz y al propio Ejecutivo nacional para que arregle sus disensiones internas.

PROBLEMAS EN EL PROCESO DE PAZ

La materialización del intercambio de prisioneros sigue siendo el principal escollo para el inicio de las conversaciones entre líderes afganos, contemplado también en el acuerdo de paz de Doha, que estableció un calendario de retirada de las tropas estadounidenses e internacionales pero no un alto el fuego.

El Gabinete afgano aceptó liberar a 1.500 presos como gesto de buena voluntad para posibilitar el diálogo con los talibán pero los milicianos exigen que entregue a los 5.000 prisioneros contemplados en el pacto firmado con Estados Unidos.

Por contra, la Presidencia afgana ha condicionado estas liberaciones y ha pedido a los talibán que "reduzcan la violencia" y "el asesinato de afganos", ante el incremento de los ataques por parte de los insurgentes.

Desde entonces ha procedido a la liberación de cerca de 600 talibán, si bien el grupo ha denunciado que muchos de ellos no figuraban en las listas acordadas. Por su parte, Kabul ha indicado que entre los liberados por parte de los insurgentes hay personas que no son miembros de las fuerzas de seguridad.

Asimismo, los talibán denunciaron el 19 de abril un total de 50 ataques por parte de las fuerzas estadounidenses y afganas contra sus posiciones desde la firma del acuerdo con Washington el 29 de febrero y acusaron a Estados Unidos de violar los términos del mismo.

Estados Unidos ha recordado en varias ocasiones que el acuerdo contempla que actuará para defender a las fuerzas de seguridad afganas a repeler ataques por parte de los talibán, que han incrementado sus operaciones en el país tras los siete días de "reducción de la violencia" previos a la firma del pacto.

Por su parte, el ministro de Defensa afgano, Asadulá Jalid, insistió en que las fuerzas afganas están "en defensa activa" desde hace varias semanas "para dar una oportunidad al proceso de paz". "Seguimos esperando que pasemos cuanto antes a un alto el fuego total, pero las fuerzas afganas están totalmente preparadas para defenderse a sí mismas y a la población", zanjó.