Publicado 05/08/2020 19:28CET

Los talibán piden a Afganistán "no crear obstáculos" a la paz y rechazan la asamblea convocada este viernes

Afganistán.- Los talibán piden a Kabul "no crear obstáculos" a la paz y rechazan
Afganistán.- Los talibán piden a Kabul "no crear obstáculos" a la paz y rechazan - GETTY IMAGES / MAJID SAEEDI - Archivo

La Loya Yirga debatirá la posible liberación de un último grupo de 400 insurgentes

MADRID, 5 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los talibán han cargado duramente este miércoles contra la decisión del Gobierno de Afganistán de convocar una asamblea para abordar la posible liberación del último grupo de 400 insurgentes y han sostenido que la medida "no tiene base legal", además de pedir que "no se creen obstáculos" a la posibilidad de iniciar conversaciones de paz.

La Presidencia anunció el lunes que el 7 de agosto tendrá lugar una asamblea consultiva para abordar la liberación de estos talibán, incluidos en la lista presentada por los insurgentes para iniciar un proceso de paz y acusados de crímenes como asesinato, secuestro y tráfico de drogas.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, afirmó el viernes que las autoridades liberarían a 500 presos talibán en respuesta al anuncio de alto el fuego de tres días realizado por los insurgentes a partir del 30 de julio con motivo de la Fiesta del Sacrificio.

Sin embargo, manifestó que los beneficiados no están incluidos en la lista presentada por los insurgentes y argumentó que no tiene derecho a decidir sobre la liberación de los últimos 400 presos talibán que hay que liberar porque están acusados de graves crímenes, por lo que anunció que convocará una Loya Yirga, una asamblea tradicional afgana, para que se pronuncie sobre la iniciativa.

En respuesta, los talibán han destacado que "Afganistán necesita urgentemente paz y negociaciones intraafganas tras el acuerdo para poner fin a la ocupación", en referencia al acuerdo de paz firmado el 29 de febrero entre los insurgentes y el Gobierno de Estados Unidos.

Así, han manifestado que "es imperativo que todas las partes entiendan las necesidades en estos momentos y que eviten crear obstáculos a la oportunidad presente", antes de criticar la "supuesta" Loya Yirga y denunciar que "podría ser usada como una herramienta contra la paz y los deseos de la nación".

"Convocar una yirga de este tipo antes de alcanzar la paz y un acuerdo político no puede ser de ninguna forma representativo del pueblo ni tener ningún tipo de base legal, dado que la Administración de Kabul es ilegítima", han recalcado en el comunicado, publicado por su portavoz, Zabihulá Muyahid.

"Toda decisión que se oponga a la soberanía afgana, el establecimiento de un sistema islámico completo y a las aspiraciones de la población nunca será aceptable para la nación afgana", ha remachado el grupo insurgente.

Los talibán anunciaron la semana pasada el fin del proceso de liberaciones de cerca de mil miembros de las fuerzas de seguridad y recalcaran que, de esta forma, habían cumplido con su parte sobre este punto en el acuerdo de paz firmado con Estados Unidos.

El proceso de liberaciones está siendo el principal obstáculo para el inicio de conversaciones debido a la negativa del Gobierno a aceptar la totalidad de la lista presentada por los talibán a Washington, dado que en dicho proceso de conversaciones no participó Kabul y no se siente obligado por sus conclusiones.

ATENTADO AL NORTE DE KABUL

Por otra parte, al menos doce personas han muerto este miércoles a causa de la explosión de una mina antipersona al paso de su vehículo en la provincia de Baghlan, situada al norte de la capital, Kabul.

El exmiembro del Consejo Provincial Mahbubulá Ghafari ha confirmado el balance y ha señalado que todos los fallecidos son personas cercanas a él, tal y como ha recogido la cadena de televisión afgana Tolo TV.

Ghafari ha detallado que el suceso ha tenido lugar en la carretera que conecta la provincia con Samangán, concretamente en el área de Chashmaye Shir, al estallar una mina al paso de un vehículo de su convoy.

Fuentes oficiales han indicado que entre las víctimas figuran varios familiares de Ghafari, además de su guardaespaldas, sin que por el momento ningún grupo haya reclamado la autoría del atentado.

Los talibán, que no se han pronunciado sobre lo sucedido, han ejecutado este mismo miércoles un ataque contra las fuerzas de seguridad en la ciudad de Baghlan, capital de la provincia homónima, en el que han muerto al menos dos agentes.

DETENCIÓN DE UN ALTO CARGO DE ESTADO ISLÁMICO

Las autoridades afganas han anunciado además el arresto de un alto cargo de la rama en el país del grupo yihadista Estado Islámico durante una operación en la provincia de Kunar, situada en el este del país.

Fuentes militares citadas por la agencia afgana de noticias Jaama Press han subrayado que el detenido estaba implicado en el traslado de milicianos de Estado Islámico Provincia de Jorasán (ISKP) en varias provincias del país.

Los servicios de Inteligencia afganos anunciaron el sábado la muerte de Asadulá Orakzai, jefe de Inteligencia de la rama del grupo yihadista Estado Islámico en el país, durante una operación en la ciudad de Jalalabad.

La Oficina Nacional de Seguridad (NDS) destacó a través de Twitter que Asadulá Orakzai, cuyo nombre real era Ziaurahmán, nacido en Pakistán, murió en una "operación dirigida" contra él y llevada a cabo por "unidades especiales" del organismo.

La NDS anunció en abril el arresto del líder de Estado Islámico Provincia del Jorasán, Abdulá Orakzai, conocido como 'Aslam Faruqi', junto a cerca de 20 miembros del grupo yihadista.