Publicado 27/10/2021 11:38CET

Un testigo identifica al principal sospechoso del asesinato de un ciudadano georgiano de origen checheno en Alemania

El acusado, vinculado al Gobierno ruso, abrió fuego en 2019 contra la víctima en un parque de Berlín

MADRID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un ciudadano ucraniano ha confirmando este miércoles la identidad de Vadim Krasikov, el principal sospechoso del asesinato del ciudadano georgiano de origen checheno Zelimkhan Khangoshvili, que murió en 2019 en el parque de Tiergarten de Berlín tras recibir un disparo.

El testigo habría identificado así al sospechoso, que es su cuñado, tras dar por segunda vez su testimonio ante un tribunal de primera instancia de Alemania, tal y como han indicado varios medios de comunicación.

El testigo, que ha sido identificado como V., no había identificado a Krasikov en una primera vista judicial celebrada en julio. Sin embargo, posteriormente se ofreció a testificar de nuevo y dijo estar preocupado por su seguridad, especialmente ante la posibilidad a sufrir represalias por parte del Gobierno ruso.

Así, V. ha recordado que mantuvo una serie de encuentros y conversaciones con Krasikov en los que ambos hablaron de sus posibles vínculos con el Servicio de Seguridad Federal de Rusia (FSB), según ha indicado el portal de noticias georgiano Civil.

Khangoshvili tenía 40 años cuando fue disparado a plena luz del día por un hombre armado en la capital alemana. La víctima era un hombre de origen checheno que había huido a Alemania tras sobrevivir a un intento de asesinato en Tiflis en 2015.

Krasikov, que había llegado a suelo alemán con la identidad falsa de Vadim Sokolov, fue arrestado tras el crimen e imputado con la muerte de Khangoshvili "siguiendo las instrucciones de las autoridades rusas", según la Fiscalía alemana.

El caso provocó un aumento de la tensión entre ambos países y, junto a otras cuestiones --como la escalada del conflicto en Ucrania, el envenenamiento del opositor ruso Alexei Navalni y su posterior detención en Rusia o el ataque de un hacker al Parlamento alemán-- provocó uno de los periodos más difíciles para la relación entre los dos países durante los últimos 30 años.