Publicado 18/10/2021 15:20CET

El TPLF denuncia bombardeos contra "objetivos civiles" en la capital de Tigray por parte del Ejército de Etiopía

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed
El primer ministro etíope, Abiy Ahmed - JU PENG / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF) ha denunciado este lunes que la Fuerza Aérea de Etiopía ha bombardeado "objetivos civiles" en la capital de Tigray, Mekelle, y sus alrededores, sin que por el momento haya informaciones sobre víctimas.

Getachew Reda, portavoz del TPLF, ha señalado a través de su cuenta en la red social Twitter que "el lunes es día de mercado en Mekelle y la intención (del Ejército etíope) es demasiado palpable", antes de resaltar que Adís Abeba "está perdiendo por mucho lo que ha descrito como su ofensiva final contra Tigray".

"Obviamente, seguirán atacando a civiles en un intento desesperado de vengarse del pueblo de Tigray", ha manifestado, al tiempo que ha incidido en que uno de los objetivos del bombardeo ha sido un hotel en el que "una decena de agencias humanitarias solían tener a sus empleados".

"Aparentemente las autoridades en Adís Abeba conocen la reciente decisión de Naciones Unidas de trasladar a la mayoría de su fuerza laboral fuera de Mekelle y Tigray", ha criticado Getachew. "Al margen de las conexiones, nuestro pueblo no será sometido por un movimiento desesperado de un régimen desesperado que está al borde del colapso", ha remachado.

Los bombardeos han sido confirmados por residentes citados y por Kindeya Geberehiuot, miembro del comité central del TPLF, en declaraciones concedidas a la cadena de televisión británica BBC. Kindeya ha resaltado que al menos tres civiles han muerto y varias decenas han resultado heridos a causa de los ataques.

El Ejército de Etiopía, que no se ha pronunciado sobre estas denuncias, afirmó el viernes que existían nuevos combates con el TPLF y resaltó que las fuerzas gubernamentales "están repeliendo de forma efectiva" una "ofensiva" del grupo, al que habría causado "grandes bajas".

El comunicado ha sido publicado días después de que el portavoz del TPLF, Getachew Reda, hablara de "miles" de muertos ante lo que describió como "la ofensiva final" del Ejército en la región de Tigray, días después de que Abiy Ahmed tomara posesión para un segundo mandato al frente del Gobierno etíope. Así, dijo que el primer ministro "ha decidido continuar su guerra genocida".

Por otra parte, Abiy ha vinculado la entrega de ayuda alimentaria en el país con la presión diplomática sobre el país por el conflicto en Tigray y ha abogado por poner fin a estas entregas, según ha recogido la cadena de televisión pública etíope, ETV.

"Si nos aseguramos que esta cosa llamada maíz no entra en Etiopía, el 70 por ciento de los problemas de Etiopía se solucionarían", ha manifestado, en referencia a la ayuda alimentaria entregada al país africano por parte de varias organizaciones internacionales.

"El problema de Etiopía es la ayuda al maíz. Con la ayuda al maíz llegan las enfermedades. Con la ayuda al maíz llegan muchas cosas, muchas consecuencias. Si le ponemos fin, muchos de los problemas serán solucionados", ha zanjado, en el marco de un acto en la región de Oromia.

El conflicto comenzó en noviembre del año pasado cuando Abiy ordenó una ofensiva militar en represalia por el ataque a la base del Ejército en Mekelle, tras meses de tensiones entre el TPLF y el Gobierno central en torno al aplazamiento de las parlamentarias, finalmente celebradas en junio y en las que Abiy logró una victoria aplastante ante los llamamientos al boicot y la falta de votación en varias zonas --entre ellas Tigray-- por la inseguridad.

Sin embargo, el TPLF logró importantes avances en junio que le permitieron recuperar Mekelle, tras lo que Abiy anunció un alto el fuego unilateral citando motivos humanitarios, rechazado por el grupo, que expandió su ofensiva a las adyacentes regiones de Amhara y Afar, haciendo temer una propagación de la guerra al resto del país.