Publicado 01/01/2021 04:46CET

Un trabajador de un hospital de Wisconsin (EEUU) detenido por destruir más de 500 dosis de vacuna contra el COVID-19

28 December 2020, US, Pasadena: A member of Pasadena Public Heath Department  fills a syringe with Pfizer/Biontech's Coronavirus vaccine before the start of the vaccination campaign at Fire Station 36. Photo: Sarah Reingewirtz/Orange County Register via Z
28 December 2020, US, Pasadena: A member of Pasadena Public Heath Department fills a syringe with Pfizer/Biontech's Coronavirus vaccine before the start of the vaccination campaign at Fire Station 36. Photo: Sarah Reingewirtz/Orange County Register via Z - Sarah Reingewirtz/Orange County / DPA

NUEVA YORK (DPA/EP)

   Un trabajador de un hospital de Wisconsin (Estados Unidos) ha sido detenido este jueves, 31 de diciembre, al destruir 500 dosis de vacuna al sacarlas de su necesaria refrigeración y provocar así que se estropearan, según ha informado la Policía.

   En un comunicado, la Policía en Grafton, cerca de Milwaukee, en el estado de Wisconsin, ha informado de que el sospechoso fue detenido tras altarer con resultado de destrucción de 57 viales que contenían aproximadamente 570 dosis de la nueva vacuna del coronavirus.

   El centro hospitalario inicialmente informó de que 57 viales de la vacuna de Moderna fueron desechadas después de que un empleado de manera "inadvertida" extrajo las dosis del refrigerador en el centro de Grafton y las dejó fuera durante toda la noche. El empleado, sin embargo, admitió posteriormente haberlo hecho de forma premeditada.

   El presidente del Aurora Health Care Medical Group, el doctor Jeff Bahr, ha informado de que el FBI y la policía del Estado de Wisconsin se han unido en una investigación, aunque ha añadido que la motivación individual aún no está clara. No obstante, el trabajador ha sido detenido.

   "Seguimos creyendo que la vacunación es la forma de salir de la pandemia", señaló el centro hospitalario en un comunicado en el que manifiestan su disgusto con estas acciones individuales que resultan en un retraso en la recepción de la vacuna para más de 500 personas.

   "Esto supone una violación de nuestros valores esencial por lo que este individuo ya no es empleado nuestro", precisó el comunicado.

   El doctor admitió que 57 personas han sido inoculadas con algunas de las dosis que habían sido extraídas de los refrigeradores, antes de que el resto de las vacunas fueran desechadas. Aquellos que han recibido tales dosis han sido informados de que la vacuna en ellos será menos efectiva. Wisconsin ha registardo más de 477.000 casos positivos de COVID-19 y al menos 5.000 personas fallecidas.

Contador