Publicado 19/11/2020 16:08CET

Un tribunal de Pakistán condena por financiación del terrorismo al supuesto 'cerebro' de los atentados de Bombay de 2008

MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un tribunal antiterrorista de Pakistán ha condenado este jueves a diez años y medio de cárcel a Hafiz Said, fundador del grupo terrorista Lashkar-e-Taiba (LeT) y considerado el 'cerebro' de los atentados perpetrados en Bombay en 2008, en un caso por financiación del terrorismo.

El tribunal de Lahore ha impuesto además una multa de 110.000 rupias paquistaníes (cerca de 580.000 euros) a Said --quien es también líder de la organización caritativa Jamaat ud Dawa (JuD)-- y ha ordenado la confiscación de todas sus propiedades, según ha informado la cadena de televisión paquistaní Geo TV.

Este mismo tribunal sentenció la semana pasada a otros tres altos cargos de JuD --Zafar Iqbal, Yahya Muyahid y Hafiz Abdulrehman Maki-- por "financiación ilegal". Iqbal y Muyahid recibieron penas de 16 años, mientras que Makki fue condenado a seis meses de cárcel.

Said, detenido en julio de 2019 en la provincia de Punyab cuando viajaba de Gujranuala a Lahore para comparecer ante un tribunal, fue condenado en febrero a cinco años y medio de cárcel por otros dos casos de financiación del terrorismo.

De esta forma, las sentencias serán cumplidas en paralelo, lo que implica que Said, que ha negado cualquier responsabilidad en operaciones terroristas, incluidos los ataques en Bombay, saldrá de la cárcel en la fecha prevista tras sus primeras sentencias.

Durante los ataques en Bombay, ejecutados durante varios días de noviembre de 2008, hombres armados atacaron varios objetivos incluyendo dos hoteles de lujo, un centro judío y una estación de tren. Los atentados se saldaron con más de 170 muertos y más de 300 heridos.

India acusó a Pakistán de organizar el ataque a través de LeT, fundada por Said en la década de los noventa. Pero Pakistán ha negado cualquier implicación. Islamabad ha prometido en varias ocasiones actuar contra los milicianos de LeT.

Los países occidentales han acusado durante décadas a Pakistán de acoger a grupos islamistas y usarlos como instrumentos contra India, con quien ha librado tres guerras desde la independencia de Reino Unido, conseguida en 1947. Sin embargo, Islamabad niega tener tal política.

Por otra parte, al menos dos soldados paquistaníes murieron en un ataque armado ejecutado a última hora del miércoles contra un puesto de control en la provincia de Waziristán Sur, según ha confirmado este jueves el Ejército a través de un comunicado.

La montañosa región, que se extiende a lo largo de la frontera entre Pakistán y Afganistán, es el lugar con mayor número de asentamientos talibán y donde ejercen mayor control, especialmente en los centros urbanos más grandes de la zona.

Contador