Publicado 12/11/2021 07:36CET

La 'troika' ampliada para Afganistán pide a los talibán implementar políticas "prudentes" y un "enfoque amistoso"

Delegación del Gobierno afgano durante una visita a representantes paquistaníes en la capital de Pakistán, Islamabad
Delegación del Gobierno afgano durante una visita a representantes paquistaníes en la capital de Pakistán, Islamabad - TWITTER ABDULQAHAR BALJI

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

La 'troika ampliada' para Afganistán se ha reunido este jueves en la capital paquistaní de Islamabad, donde han instado al Gobierno talibán a que implemente "políticas moderadas y prudentes" en el marco de un "compromiso práctico".

La organización, formada por Estados Unidos, China, Pakistán y Rusia, ha trasladado en un comunicado su "profunda preocupación por la grave situación humanitaria y económica" que afronta la nación asiática y ha reiterado su "apoyo inquebrantable al pueblo de Afganistán".

En este sentido, las cuatro naciones han recordado las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, en las cuales se apunta al respeto de la soberanía, la independencia y la integridad territorial del país libre de terrorismo.

Además, han celebrado el compromiso de los talibán de permitir el paso seguro de personas y han invitado a que se de un avance más veloz de los en las labores para establecer aeropuertos en todo el país que puedan aceptar el tráfico aéreo comercial, "esenciales para permitir el flujo ininterrumpido de asistencia humanitaria", el cual se debe llevar a cabo "sin obstáculos".

También se ha hecho hincapié en que garantizar el acceso a la educación a las mujeres y niñas es una "obligación internacional", por lo que han alentado a acelerar los esfuerzos para proporcionar "acceso pleno e igualitario a la educación en todo el país".

Finalmente, la 'troika ampliada' ha condenado los recientes ataques registrados en el país y han pedido a los talibán que "corten lazos con todos los grupos terroristas internacionales", al mismo tiempo que adoptan un enfoque "amistoso hacia los países vecinos" y respetan las obligaciones legales internacionales.

REUNIÓN TALIBÁN CON PAKISTÁN

Por otro lado, el ministro de Exteriores de Afganistán, Amir Jan Mutaqi, ha mantenido este jueves una reunión en Islamabad con su homólogo paquistaní, Shah Mahmud Qureshi, y otros funcionarios de este Gobierno, donde se ha discutido sobre aspectos vinculados con el comercio y la seguridad a nivel regional y binacional.

En el marco de este encuentro, Mutaqi ha transmitido al pueblo afgano, al paquistaní y al del conjunto de la región que la situación económica prosperará, mientras que Qureshi ha dado vía libre a los comerciantes del país vecino para acceder a los puertos de Pakistán, la libre circulación de camiones y de pasajeros, según ha anunciado el portavoz del Ministerio, Abdulqahar Balji, en sus redes sociales.

Ambos representantes ha apuntado al lanzamiento de un servicio de autobús directo entre la ciudad afgana de Jalalabad y Peshawar, en el norte de Pakistán; el aumento de vuelos; la reducción de precios; la capacitación de los jóvenes estudiantes, quienes podrán tener acceso a becas; así como el aumento de las condiciones de salud.

Respecto a este último aspecto, Islamabad y Kabul han coincidido en dotar de "apoyo y preparación" al sistema hospitalario de Afganistán.

Finalmente, Balji ha trasladado que ambas partes han puesto en valor la importancia de llevar a cabo esta serie de reuniones, que fomentan el intercambio de puntos de vista sobre el trabajo conjunto.

Para el portavoz afgano, la prosperidad financiera y la estabilidad política en esta región asiática depende de las relaciones económicas y de paz entre ambas naciones.

La visita de Mutaqi ha tenido lugar después de que el ministro Qureshi le invitara el mes pasado a hacerlo durante un viaje a la capital afgana.

Pakistán no ha reconocido formalmente el Gobierno de los talibán, que han anunciado la restauración del Emirato Islámico, si bien es uno de los pocos países que mantiene abierta su Embajada en Kabul.

Los talibán, que se hicieron con el poder a mediados de agosto tras entrar en Kabul poco después de la huida del país del entonces presidente, Ashraf Ghani, anunciaron en septiembre la formación de su Gobierno, marcado por la falta de mujeres y de representantes de otros grupos políticos de Afganistán.

Contador