Publicado 05/06/2021 07:39CET

Trudeau exige a la Iglesia Católica que cambie de posición respecto a las escuelas residenciales de indígenas

04 June 2021, Canada, Ottawa: Canadian Prime Minister Justin Trudeau holds a press conference to provide an update on the COVID-19 pandemic. Photo: Justin Tang/The Canadian Press via ZUMA/dpa
04 June 2021, Canada, Ottawa: Canadian Prime Minister Justin Trudeau holds a press conference to provide an update on the COVID-19 pandemic. Photo: Justin Tang/The Canadian Press via ZUMA/dpa - Justin Tang/The Canadian Press v / DPA

Expertos independientes de la ONU exigen "investigaciones completas" sobre el suceso

MADRID, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha exigido a la Iglesia Católica que cambie de posición respecto a las escuelas residenciales de indígenas y "asuma su responsabilidad", después de que la pasada semana se hallasen 215 cadáveres enterrados hace más de 40 años en un internado para aborígenes.

Trudeau ha señalado está "decepcionado por la posición adoptada por la Iglesia Católica" a este respecto, y ha exigido a la institución dar a conocer la verdad, informa el diario canadiense 'The Globe and Mail'.

"La verdad está en el centro de la comprensión de nuestro pasado y la prevención de mayores daños en el futuro", ha dicho el primer ministro, quien ha resaltado la necesidad de "tener la verdad" antes de que se pueda comenzar a "hablar de justicia, sanación y reconciliación".

La semana pasada, una investigación sacó a la luz los restos mortales de 215 menores de edad en una fosa común de un colegio canadiense cerrado en 1978 y levantado para facilitar la integración de la población indígena, la Escuela Residencial India Kamloops, en la Columbia Británica.

El hallazgo fue anunciado por el jefe de la tribu india Tk'emlups te Secwepemc. "Hasta donde sabemos, las de estos niños perdidos son muertes indocumentadas. Algunos tenían solo tres años", relató la jefa de la comunidad de Kamloops, Rosanne Casimir, en declaraciones a la cadena británica BBC.

Este tipo de escuelas se crearon en los siglos XIX y XX para asimilar de forma forzosa a los jóvenes indios y estaban financiadas por el Estado y gestionadas por organizaciones religiosas.

Así, Trudeau ha lamentado que todavía exista una resistencia por parte de la Iglesia Católica a aceptar su papel en el legado de este tipo de escuelas, y ha animado a los ciudadanos canadienses a que se acerquen a sus parroquias, obispos y cardenales para hacerles saber que se espera que "la Iglesia dé un paso adelante y asuma la responsabilidad de su papel en esto y esté allí para ayudar en el duelo y la curación, incluso con registros".

Durante décadas, miles de niños fueron separados de sus familias y colocados en escuelas residenciales, donde tuvieron que aprender las tradiciones de los colonialistas europeos para olvidar su propia cultura.

LA ONU EXIGE INVESTIGACIONES

Por su parte, la ONU ha exigido este viernes a las autoridades competentes que investiguen sobre "las circunstancias y responsabilidades que rodean estas muertes", incluidos los exámenes forenses de los restos encontrados, y que se proceda a la "identificación y registro de los niños desaparecidos".

"El poder judicial debe realizar investigaciones penales sobre todas las muertes sospechosas y las denuncias de tortura y violencia sexual contra niños, alojadas en escuelas residenciales, y enjuiciar y sancionar a los perpetradores y encubridores que aún puedan estar vivos", han declarado estos expertos, tal y como recoge la ONU en un comunicado.

En esta línea, el organismo ha catalogado como "inconcebible" que tanto Canadá como la Iglesia Católica dejen esos "atroces crímenes" sin dar cuenta y depurar responsabilidades porque suponen "violaciones de Derechos Humanos a gran escala contra niños pertenecientes a comunidades indígenas".

"Durante demasiados años, las víctimas y sus familias han estado esperando justicia y reparación. Se debe buscar con urgencia la rendición de cuentas, la verdad integral y la reparación integral", han enfatizado los expertos en Derechos Humanos.

Contador