Actualizado 01/07/2009 23:13 CET

Túneles de cárteles de droga llegan a pueblo fronterizo EEUU

Por Tim Gaynor

NOGALES, EEUU (Reuters/EP) - Un residente que caminaba el mes pasado cerca de la oxidada cerca divisoria en la ciudad fronteriza de Arizona reportó a la Patrulla Fronteriza que había escuchado ruidos sospechosos, procedentes de un almacén abandonado.

Los agentes encontraron a dos hombres construyendo la salida de un sofisticado pero inconcluso túnel desde México. El hallazgo no fue una gran sorpresa ya que las autoridades han estado descubriendo túneles cada dos o tres semanas durante todo el año.

Mientras la seguridad es reforzada a lo largo de la frontera de México, las ciudades gemelas de Nogales -donde tiendas, hogares y almacenes en México y Arizona están ubicados a apenas unos pocos metros a ambos lados de la cerca- están experimentando un incremento en la construcción de túneles.

Las ciudades constituyen una ruta clave del tráfico de drogas controlado en el lado sur por el poderoso cártel de Sinaloa, que lleva drogas de contrabando de un valor de miles de millones de dólares que incluyen marihuana, cocaína y heroína a ciudades a lo largo de Estados Unidos.

La policía fronteriza ha descubierto 16 túneles completos o parcialmente terminados aquí desde el 1 de octubre del año pasado, un récord para la ciudad que tiene una accidentada historia de contrabando que data de los tiempos de la Prohibición en las décadas de 1920 y 1930.

"Los túneles han estado ahí desde los tiempos del contrabando pero lo que vemos ahora es algo nuevo para todos aquí", dijo Mike Scioli, un portavoz del sector de Tucson de la Patrulla Fronteriza, que busca los túneles. "Es extremadamente desafiante".

La policía dice que la mayoría son cortos, agujeros poco profundos en el sistema de alcantarillado interconectado que pasa por debajo de las calles de las dos ciudades, desembocando en dos enormes túneles lo suficientemente grandes para que un camión los atraviese.

La extensa red brinda una amplia gama de posibles puntos de salida y entrada por alcantarillas.

Menos comunes son unas sofisticadas galerías como una descubierta por agentes a comienzos de junio. Tenía iluminación, un ducto de ventilación y paredes con incrustaciones de madera. Se extendía por 15 metros en el lado estadounidense y 11 metros dentro de México.