Publicado 30/09/2021 09:39CET

Túnez.- Ennahda pide el reinicio de los trabajos del Parlamento en desafío a las decisiones del presidente de Túnez

Archivo - El presidente del Parlamento de Túnez y líder del partido islamista Ennahda, Rachid Ghanuchi
Archivo - El presidente del Parlamento de Túnez y líder del partido islamista Ennahda, Rachid Ghanuchi - Chokri Mahjoub/ZUMA Wire/dpa - Archivo

MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

El partido islamista tunecino Ennahda ha pedido al presidente del Parlamento, Rachid Ghanuchi, que retome los trabajos del organismo, suspendido en julio por el presidente, Kais Saied, al que ha acusado de "un bloqueo de la Constitución".

El partido, el que cuenta con mayor número de escaños en la Asamblea de Representantes del Pueblo --el Parlamento unicameral tunecino--, ha acusado a Saied de "acumular todos los poderes sin medios de control".

Asimismo, ha pedido a los actores políticos y civiles que "defiendan los valores republicanos y participen en diversas luchas pacíficas para proteger la vía democrática", según ha recogido el portal tunecino de noticias Kapitalis.

El llamamiento de Ennahda a Ghanuchi, quien es además líder de este partido, supone un desafío a Saied, quien ha prorrogado la suspensión de los trabajos del Parlamento a través de una serie de decretos y quien el miércoles nombró como primera ministra a Najla Buden Romdhane, quien se convierte así en la primera mujer en ocupar el cargo en la historia del país.

El nombramiento de Romdhane llega más de dos meses después de que Saied ordenara la suspensión del Parlamento y cesara al primer ministro, Hichem Mechichi, en el marco de una batería de medidas extraordinarias para arrogarse todas las competencias que han desatado denuncias sobre un golpe de Estado en el país.

El presidente tunecino afirmó tras ello que su decisión era una respuesta a las movilizaciones de los días previos contra la gestión de la pandemia, la corrupción y la grave crisis económica y defendió en todo momento que se fundamenta en la Constitución.

Aunque la Constitución de Túnez no permite la disolución del Parlamento, sí avala la suspensión de sus funciones durante un periodo de 30 días. Las acciones posteriores del presidente, con varias prórrogas de estas medidas incluidas, han sido condenadas por el principal partido del país, el islamista Ennahda, que ha reclamado el fin de las medidas excepcionales.

Contador