Publicado 27/07/2021 00:34CET

Túnez.- Mechichi acepta la decisión de Saied y afirma que facilitará el traspaso de poder a su sucesor

El exprimer ministro de Túnez Hichem Mechichi.
El exprimer ministro de Túnez Hichem Mechichi. - ADEL EZZINE / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El recién destituido primer ministro de Túnez, Hichem Mechichi, ha hecho saber este lunes horas después de haber sido cesado por el presidente, Kais Saied, que se pondrá "del lado del pueblo tunecino" y facilitará el traspaso de poder a la persona que sea designada para sustituirle.

"Entregaré la responsabilidad a quien elija el presidente para encabezar el Gobierno dentro del año de deliberaciones que viene siguiendo nuestro país desde la revolución", ha manifestado Mechichi en un comunicado en el que ha deseado "todo el acierto" a los futuros responsables del Ejecutivo.

"Tuve el honor de servir a Túnez en muchos puestos, y siempre seré fiel al pacto que hice, sea cual sea mi puesto. Asumí la responsabilidad de dirigir el Gobierno hace un año, en uno de los períodos más difíciles de la historia de Túnez", ha recordado Mechichi en un texto del que se ha hecho eco la prensa local.

Mechichi ha reconocido haber tomado "decisiones impopulares a los ojos de algunos", pero ha matizado que la "asfixiante crisis económica y social" que heredó "del fracaso de las sucesivas élites políticas de los últimos años" y la crisis del coronavirus, le obligó a tomar una serie de medidas "difíciles, pero "necesarias" teniendo en cuenta "las limitadas capacidades del Estado y su situación económica deteriorada".

"Entiendo el estado de congestión y desesperación de muchas de hijas e hijos de nuestro país por la gran demora en la consecución de los tan esperados beneficios, lo que acabó generando una desconfianza en la clase política y en los distintos gobiernos sucesivos", ha aseverado.

Mechichi ha señalado que "las grandes discrepancias entre las demandas de la calle y las prioridades de los partidos políticos" no quedaron solventadas con las elecciones presidenciales de 2019, tal y como se pretendía, sino que estás diferencias "continuaron empañaron el escenario parlamentario", lo que le "impulsó a formar un Gobierno de competencias independientes".

"El Gobierno enfrentó muchas dificultades como la quiebra estatal, que gracias al trabajo de los organismos nacionales hemos podido evitar", o "la conciliación entre independencia y las exigencias objetivas del gobierno, que requieren una mayoría en el Parlamento para aprobar textos legislativos efectivos", ha explicado.

"Para evitar al país una mayor congestión en un momento en el que más necesita todas las fuerzas unidas para salir de la tensa situación en la que vive a todos los niveles, no puedo ser de ninguna manera un elemento perturbador, o parte de un problema que complica la situación", ha señalado.

"Para preservar la seguridad de todos los tunecinos, declaro que me alineo, como siempre lo he hecho, al lado de nuestro pueblo y sus derechos, y declaro que no me adheriré a cualquier cargo o responsabilidad en el Estado", ha prometido.

DESTITUCIÓN DE MECHICHI

La decisión de Saied de cesar de su cargo a Mechichi, además de suspender las funciones del Parlamento, llegó después de la jornada de protestas del domingo en las principales ciudades del país contra la gestión de la pandemia llevada a cabo por el Gobierno y por la crisis económica, ahondada aún más por la situación sanitarias provocada por el coronavirus.

El presidente afirmó además que esta medida implica la retirada de la inmunidad de los parlamentarios y dijo que asumiría el liderazgo de la Fiscalía para proceder a aquellos que tengan casos pendientes, en el marco de una serie de decisiones "para salvar Túnez, el Estado y el pueblo tunecino", según sus palabras.

Aunque la Constitución de Túnez no permite la disolución del Parlamento, sí avala la suspensión de sus funciones durante un periodo de 30 días, algo a lo que se ha acogido el presidente del país para justificar su decisión.

Desde primeras horas de este lunes, seguidores del partido islamista Ennahda y del presidente Saied han protagonizado enfrentamientos frente al Parlamento tras la decisión del mandatario de suspender el órgano legislativo y cesar Mechichi. Aunque por el momento las protestas han transcurrido sin mayores incidentes.