Publicado 25/08/2021 03:00CET

Túnez.- El presidente de Túnez dice que el Parlamento supone "una amenaza" para el país

Archivo - El presidente de Túnez, Kais Saied.
Archivo - El presidente de Túnez, Kais Saied. - ALEXIS SCIARD / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Túnez, Kais Saied, ha arremetido este martes contra las instituciones políticas y, en concreto, contra el Parlamento, al que ha considerado "una amenaza" para el país, defendiendo así su decisión de suspender la actividad parlamentaria.

"Con su forma de trabajar, las instituciones políticas son una amenaza para el Estado. El propio Parlamento es una amenaza para el Estado", ha dicho el presidente tunecino en una reunión con el ministro de Comercio y Desarrollo, Mohamed Bussaid, para abordar medidas contra los monopolios y la invasión de canales de distribución, recoge el medio local 'Business News'.

Saied ha apuntado nuevamente a los diputados, a los que ha retirado la inmunidad parlamentaria, y les ha acusado de haber "recibido durante años dinero que ha sido redirigido a Ginebra y a propiedades en el extranjero".

"Luego, vienen a llorar por la suerte de los tunecinos hambrientos y empobrecidos y piden un diálogo nacional (...) Llegará el día en que revelaré toda la verdad al pueblo tunecino y daré todos los nombres. ¡La corrupción viene de la política!", ha apostillado el mandatario.

De este modo, ha criticado las peticiones de diálogo de grupos de la oposición. "¿Un diálogo con los corruptos?", ha cuestionado, para, a continuación, referirse al presidente del Parlamento suspendido y líder del partido islamista Ennahda, Rachid Ghanuchi.

"Tiene 80 millones de euros o dólares en Luxemburgo y luego viene a decir que se los ha dado a los tunecinos. ¿Qué les dio a los tunecinos?", ha criticado.

En el mismo discurso, Saied ha destacado que busca "liberar a los tunecinos de los monopolios, de los criminales y de los grupos que conspiran para matarlos de hambre y ponerlos de rodillas", y ha sugerido que anteriores jefes de Gobierno han sido cómplices de los lobbies que manejan los canales de distribución en el país.

El mandatario tunecino ha continuado así justificando su decisión de suspender el Parlamento, una suspensión que amplió este martes junto a la retirada de la inmunidad parlamentaria a todos los diputados "hasta nuevo aviso".

Estas medidas excepcionales se estrenaron hace un mes también con la destitución del hasta entonces primer ministro, Hichem Mechichi, tras jornadas de protestas en las que se reclamaba el cese del Gobierno.

Aunque la Constitución de Túnez no permite la disolución del Parlamento, sí avala la suspensión de sus funciones durante un periodo de 30 días, algo a lo que se acogió el presidente del país, cuyas acciones han sido condenadas por la oposición y al que se ha acusado de llevar a cabo un "golpe de Estado".

Tras hacerse con todas las competencias, el presidente de Túnez afirmó que su decisión era una respuesta a las movilizaciones de los días previos contra la gestión de la pandemia, la corrupción y la grave crisis económica y defendió en todo momento que se fundamenta en la Constitución.

Así, el presidente defendió que no busca exceder sus competencias ni convertirse en un dictador y aseguró que en su papel al frente de la Fiscalía impulsaría investigaciones contra sospechosos de corrupción, incluidos parlamentarios.

Al respecto, la formación islamista Ennahda, vencedora de las últimas elecciones legislativas, ha reaccionado este martes a la prórroga de la suspensión del Parlamento y ha lamentado en un comunicado que Saied ha "violado el artículo 80 de la Constitución".

El partido liderado por Ghanuchi, y que está renovando su junta ejecutiva, ha mostrado así su preocupación por el futuro del país y ha insistido en que el diálogo "es la única solución a todos los problemas".

Por último, ha reclamado que se nombre un nuevo jefe de Gobierno y que se ponga fin a las formas de "abuso" de los derechos constitucionales, recoge la emisora tunecina Mosaique FM.

Contador