Publicado 20/01/2021 11:44CET

Túnez.- El primer ministro de Túnez dice "entender bien" las protestas pero recalca que "nada justifica" los disturbios

El primer ministro de Túnez, Hichem Mechichi
El primer ministro de Túnez, Hichem Mechichi - Chokri Mahjoub/ZUMA Wire/dpa - Archivo

MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Túnez, Hichem Mechichi, ha dicho "entender bien" las recientes manifestaciones contra la crisis económica y el desempleo, si bien ha reiterado que "nada justifica" los disturbios y saqueos registrados en el marco de las movilizaciones.

"Entiendo bien las manifetaciones y el deseo de expresarse de muchos tunecinos, pero nada justifica el no respetar el toque de queda nocturno (decretado a causa de la pandemia de coronavirus), el saqueo y los daños a bienes públicos y privados", ha señalado.

Así, ha reconocido que las condiciones económicas "pueden explicar la cólera" de parte de la población, si bien ha manifestado que "se aplicará la ley" contra los responsables de incidentes, tal y como ha recogido la emisora tunecina Mosaique FM.

"La postura autoritaria de los gobiernos previos a la revolución (de 2011) explica también el hartazgo ante los eslóganes y promesas. Nosotros también estamos cansados de promesas. Vuestras voces han sido escuchadas y vuestra cólera se entiende, pero no hay que dejar que matones se infiltren en manifestaciones pacíficas", ha valorado.

En este sentido, el ministro de Defensa tunecino, Brahim Bartagi, ha ido un paso más allá y ha advertido de que "elementos terroristas" podrían beneficiarse de los disturbios para llevar a cabo ataques, antes de asegurar que han sido detenidos "extremistas" en el marco de las protestas.

El presidente de Túnez, Kais Saied, advirtió el lunes contra la "instrumentalización" de las protestas por parte de los que "buscan fomentar el caos", al tiempo que sostuvo que una situación "de caos" no beneficia a los intereses del país.

El Gobierno tunecino había ordenado horas antes el despliegue del Ejército en varias provincias del país tras los incidentes en varias ciudades, incluida la capital, Túnez, ante lo que las fuerzas de seguridad han detenido a cientos de personas por su presunta participación en los mismos.

Las protestas estallaron el 15 de enero ante la decisión de las autoridades de imponer un nuevo toque de queda y un confinamiento de cuatro días a causa del repunte de casos de coronavirus y a raíz de la publicación en Internet de un vídeo en el que se puede ver a un agente de la Policía agrediendo a un civil.

En este contexto, Mechichi anunció el sábado una remodelación del Ejecutivo que incluye doce cambios en el seno del Gobierno, entre ellos Ualid Dabi, quien será el nuevo ministro del Interior. Los nombramientos deberán ser aprobados por el Parlamento.

La oleada revolucionaria de la 'Primavera Árabe' ha tenido a Túnez como el escenario de los mayores progresos, si bien los sucesivos gobiernos han sido incapaces de mejorar la situación económica, afectada por el descenso del turismo a raíz de los atentados de 2015 y la pandemia de coronavirus. Asimismo, la población permanece desencantada con la falta de avances y el aún muy elevado desempleo.