Publicado 24/11/2020 18:58CET

Turquía afirma que la operación 'Irini' de la UE para garantizar la aplicación del embargo a Libia "nació muerta"

El ministro de Defensa de Turquía, Hulusi Akar
El ministro de Defensa de Turquía, Hulusi Akar - -/Turkish Defense Ministry/dpa - Archivo

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Turquía ha afirmado este martes que la operación 'Irini', puesta en marcha por la Unión Europea (UE) para garantizar la aplicación del embargo a Libia, "nació muerta", después de que un buque mercante con bandera turca rechazara someterse a una inspección de la misión militar del bloque.

"La operación 'Irini' nació muerta", ha dicho el ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, quien ha resaltado que la misión "carece desde el inicio de una base sólida en término de legislación internacional", según ha informado la agencia estatal turca de noticias Anatolia.

Así, Akar ha recalcado que la interceptación de la embarcación por parte de una fragata alemana que forma parte de 'Irini' "viola la ley y las prácticas internacionales" y ha argumentado que este tipo de acciones requieren la aprobación del país pabellón.

"Los comunicados de nuestros aliados, desafortunadamente, no reflejan la realidad cuando algunos hechos son distorsionados", ha criticado, tal y como ha recogido el diario turco 'Daily Sabah'. Akar ha argüido que la UE debería haber pedido autorización al Gobierno de unidad libio --apoyado por Ankara-- antes de poner en marcha 'Irini'.

El incidente deriva de la negativa del buque 'MV Roseline A' de someterse a una inspección, en una nueva muestra de la desconfianza existente entre el bloque europeo y Turquía a escasas fechas de que la relación entre ambos sea examinada por los líderes de la UE en el Consejo Europeo de diciembre.

Según el Ejercito alemán, Turquía forzó a abandonar el barco a efectivos del buque de la Marina alemana 'Hamburg', bajo el paraguas de la misión 'Irini', después de que el barco sospechoso se negara a que se inspeccionara su mercancía.

La operación de la UE en el Mediterráneo, puesta en marcha en abril, es el único actor internacional encargado de garantizar el embargo de armas en Libia. Tras el incidente, el Gobierno de Turquía convocó a los representantes diplomáticos de Italia y de Alemania en Ankara para trasladarles una protesta formal. Igualmente fue citado el embajador de la UE en Turquía.

Por su parte, el portavoz de Exteriores de la UE, Peter Stano, reconoció el lunes que Turquía tiene el derecho de rechazar la inspección. "Lo que sigue es el proceso de la misión 'Irini', por lo que se informó del caso a Naciones Unidas", explicó, antes de añadir que "'Irini' es una importante contribución de la UE para ayudar a resolver el conflicto libio".

Ankara es uno de los principales aliados militares del Gobierno de unidad de Trípoli, que ha llegado a cargar contra la operación 'Irini' acusándola de desequilibriar la contienda libia, y este episodio se suma a las tiranteces con el bloque europeo por la actitud asertiva turca en la región.