Publicado 17/03/2021 19:23CET

Turquía.- Arranca el juicio contra siete estudiantes por "incitar al odio" con una imagen de La Meca con la bandera LGTB

Protestas contra el Gobierno de Turquía en la Universidad Bogazici de Estambul.
Protestas contra el Gobierno de Turquía en la Universidad Bogazici de Estambul. - JASON DEAN / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

ESTAMBUL, 17 Mar. (DPA/EP) -

El juicio contra siete estudiantes de la Universidad Bogazici de Estambul acusados de "incitación al odio" por mostrar una imagen de La Meca sobre el fondo de la bandera arcoíris del colectivo LGTBI en las protestas de enero contra la designación del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, del nuevo rector del centro ha arrancado este miércoles.

Los estudiantes se enfrentan a penas de entre uno y tres años de prisión. Durante la audiencia de este miércoles, el juez, que ha fijado la siguiente para el 5 de julio, ha decidido dejar en libertad a cuatro de ellos, de los cuales dos tenían arresto domiciliario.

La imagen de la polémica es una pintura que representa la Kaaba, el lugar más sagrado del islam, en La Meca, junto a una bandera LGTBI, que fue expuesta en un pequeño evento dentro de la Universidad de Bogazici.

La defensa de los jóvenes, ninguno de ellos autor de la obra, denuncia que en Turquía, al ser una república laica, "esta acusación debería ser considerada un crimen", ha señalado.

La Universidad Bogazici de Estambul ha sido el escenario en los últimos meses de manifestaciones, que han derivado en violentes enfrentamientos con la Policía en protesta contra de la detención de estos siete estudiantes.

La represión de las protestas por parte del Gobierno de Erdogan, quien llegó a calificar de "terroristas" a los estudiantes que se manifestaban, provocó la condena internacional, que fue criticada por Ankara, advirtiendo "a ciertos círculos en el extranjeros" de que no usaran "un lenguaje provocativo dirigido a ciertos grupos" para que impulsen sus intereses.

Si bien la homosexualidad no es ilegal en Turquía, los ataques hacia el colectivo y sus partidarios no solo no son perseguidos y juzgados, sino que incluso llegan a ser jaleados desde el Gobierno, que no duda en menospreciarlo asegurando que está formado por "pervertidos" y "desviados".

Contador