Publicado 22/03/2021 20:23CET

Turquía.- Borrell quiere examinar la actitud de Turquía los próximos meses antes de lanzar negociación sobre migración

Archivo - El Alto Representante de la UE para Política Exterior de la UE, Josep Borrell
Archivo - El Alto Representante de la UE para Política Exterior de la UE, Josep Borrell - Mario Salerno/European Council/d / DPA - Archivo

BRUSELAS, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Alto Representante de la UE para Política Exterior de la UE, Josep Borrell, ha planteado este lunes que la UE "siga de cerca" la actitud de Turquía durante los próximos meses antes de encauzar la relación y negociar asuntos como la renovación del pacto migratorio de 2016.

"Tenemos que seguir de cerca la situación para asegurar que Turquía está en una línea positiva y que quiere comprometerse seriamente con las negociaciones que tenemos que hacer para distintos temas como el apoyo a los refugiados sirios", ha subrayado el jefe de la diplomacia europea tras la reunión del Consejo de Asuntos Exteriores que ha servido de preparación para el debate sobre Turquía que mantendrán los líderes de la UE este jueves.

Borrell ha presentado el informe encargado en diciembre sobre la evolución de la situación en el Mediterráneo y las vías para encauzar la relación con Ankara, tras el grave deterioro vivido el pasado año con la crisis abierta por las disputas marítimas con Grecia y las provocaciones en Chipre.

Los últimos meses la actitud turca ha cambiado y se ha abierto a negociar con Atenas y Nicosia los asuntos pendientes, pero la diplomacia europea no quiere bajar la guardia y plantea "hitos" para evaluar si se debe poner sobre la mesa una oferta para reconectar a Bruselas y Ankara.

Según ha explicado Borrell, en los "próximos meses" y "hasta el verano" la UE deberá seguir el comportamiento de Turquía, calibrando su actitud de acuerdo al avance en distintos aspectos. "El proceso en Chipre puede ser un hito, el diálogo preliminar con Grecia, otro. La situación en Libia y la evolución interna en Turquía pueden ser otros. Hay que seguir distintos indicadores y por el momento algunos han sido positivos y otros no", ha sintetizado.

Es por eso que, aunque se perciben algunas señales positivas, el propio Alto Representante reconoce que el proceso es "frágil" y que la situación interna turca no ayuda. Sobre el proceso judicial para ilegalizar el prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP) y la decisión del Ejecutivo turco de retirarse del convenio de Estambul sobre la violencia contra las mujeres, Borrell ha incidido en que son medidas que "sacan a Turquía del camino europeo".

Por ello ha subrayado que "es importante seguir con el desarrollo positivo pero con todas las opciones sobre la mesa", en unas declaraciones poco antes de la reunión programada con el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, para explicar el desarrollo del Consejo de Asuntos Exteriores.

En la misma línea se ha expresado la ministra de Exteriores española, Arancha González Laya, quien ha defendido una "tímida" apertura en las relaciones con Turquía para proponer una agenda "en positivo", pero eso sí siguiendo con "cautela" las maniobras de Ankara. "Hay que hacerlo con la cautela propia de que hay una cal y una de arena", ha resumido sobre las relaciones con Turquía.

En todo caso, el bloque europeo no renuncia a tomar medidas ante un posible giro de los acontecimientos, y con toda seguridad las sanciones seguirán presentes en las conclusiones que adopten los líderes de la UE.

Según ha defendido el titular de Exteriores griego, Nikos Dendias, el informe de Borrell retrata a Turquía como "un problema" para la UE y plantea una "agenda doble". "Por un lado medidas positivas, pero en la otra mano incluso la posibilidad de adoptar sanciones contra Turquía, si vuelve a ese comportamiento inaceptable y delincuente", ha asegurado en declaraciones en Bruselas.

Contador