Publicado 25/10/2021 20:30CET

Turquía.- Erdogan da marcha atrás en su amenaza de expulsar a diez embajadores

Archivo - El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan
Archivo - El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan - MUSTAFA KAYA / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha retirado este lunes su amenaza lanzada el sábado sobre la expulsión de los embajadores de países de la importancia de Estados Unidos, Reino Unido, Francia o Alemania después de que éstos publicaran un escueto mensaje en Twitter reafirmando su compromiso de no injerencia.

Para Erdogan, estos países han dado marcha atrás "en la difamación de nuestra justicia y nuestro país", según ha explicado tras una reunión del Consejo de Ministros celebrada en Ankara. A partir de ahora, ha asegurado, estos embajadores "serán más cuidadosos".

La polémica se ha producido a raíz del apoyo de estos diez países a la liberación del activista Osman Kavala, acusado de espionaje y de intentar tumbar al Gobierno de Erdogan sirviéndose de las multitudinarias protestas de 2013 en Estambul.

En respuesta, Erdogan amenazó el sábado con expulsar a los embajadores de estos diez países, por lo que el lunes la Embajada de Estados Unidos en Ankara publicó un escueto mensaje en Twitter: "En respuesta a las preguntas relativas a la declaración del 18 de octubre, Estados Unidos quiere hacer notar que mantiene el cumplimiento del Artículo 41 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas".

Canadá, Nueva Zelanda y Países Bajos han publicado el mismo mensaje casi literal, mientras que Francia y Alemania han retuiteado el mensaje de Estados Unidos. El Artículo 41 establece que los diplomáticos no deben interferir en los asuntos internos del país en el que están destinados.

La agencia de noticias estatal turca, Anatolia, ha destacado que estos mensajes suponen una concesión. "La Embajada de Estados Unidos en Ankara ha cedido".

Kavala está acusado de espionaje y de intentar tumbar al Gobierno de Erdogan sirviéndose de las multitudinarias protestas de 2013 en Estambul, por lo que podría ser encarcelado en el peor de los casos a cadena perpetua. En diciembre de 2019, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) falló a su favor y señaló que estaba siendo víctima de una "detención arbitraria" desde 2017.