Publicado 10/03/2020 16:00:36 +01:00CET

Turquía.- La Fiscalía de Turquía pide hasta 15 años de cárcel para un extrabajador del consulado de EEUU por espionaje

Turquía.- La Fiscalía de Turquía pide hasta 15 años de cárcel para un extrabajad
Turquía.- La Fiscalía de Turquía pide hasta 15 años de cárcel para un extrabajad - Mustafa Kamaci/Turksih Presidenc / DPA - Archivo

MADRID, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Turquía ha pedido este martes entre siete y 15 años de cárcel para un antiguo trabajador del consulado de Estados Unidos en Estambul acusado de mantener lazos con el clérigo Fetulá Gulen por supuesto espionaje y participación en el intento de golpe de Estado de julio de 2016.

El empleado, Metin Topuz, era traductor para la Administración para el Control de Drogas (DEA) en el consulado y fue arrestado en 2017, tras lo que fue imputado por "pertenencia a un grupo terrorista".

La Fiscalía había reclamado previamente 35 años de cárcel para Topuz por espionaje y lazos con Gulen y le acusa de mantener contacto con jefes de la Policía y fiscales sospechosos de mantener contactos con el citado clérigo, que reside en Estados Unidos.

Así, afirma que Topuz mantuvo contactos con Zekeriya Oz, un antiguo fiscal, y con Adil Oskuz, considerado por las autoridades como uno de los principales 'cerebros' de la asonada de 2016, según ha informado el diario turco 'Daily Sabah'.

El Gobierno de Turquía y el presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, han acusado a Gulen de estar detrás de la asonada de julio de 2016, algo que el clérigo, que reside en Estados Unidos, ha rechazado en todo momento.

Erdogan y Gulen eran aliados políticos hasta que supuestos simpatizantes del clérigo en la Policía y la Fiscalía, según el Gobierno turco, abrieron una investigación sobre corrupción en 2013 contra varios altos cargos del Ejecutivo.

Entonces, el mandatario turco acusó al clérigo, quien vive en Estados Unidos en un exilio autoimpuesto, de conspirar y erigir un Estado paralelo para derrocar al Gobierno con ayuda de la Policía y medios simpatizantes.

El alcance de la persecución de las personas vinculadas con la asonada ha alarmado a las organizaciones de Derechos Humanos y a aliados occidentales de Turquía, que han acusado a Erdogan de haber puesto en marcha una purga para acabar con todos los críticos con su gestión.