Publicado 19/12/2020 09:45CET

Turquía.- HRW avisa que el nuevo "representante de contenidos" de YouTube amenaza la libertad de expresión en Turquía

YouTube
YouTube - PIXABAY

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

La ONG Human Rights Watch ha denunciado que la futura designación por parte de la plataforma de vídeos YouTube de un "representante local de contenidos" para Turquía es un gesto que amenaza la libertad de expresión en el país y ha pedido a la compañía que reconsidere su decisión ante las presiones que podría recibir por parte de las autoridades turcas si deciden censurar contenidos discrepantes.

"Tal medida conducirá inevitablemente a un aumento de la censura arbitraria, comprometerá la privacidad de las personas y el derecho de acceso a la información y podría implicar a YouTube en violaciones de derechos humanos", ha avisado Human Rights Watch sobre la decisión de la compañía, adoptada el pasado 16 de diciembre.

A juicio de HRW, la decisión también sienta un precedente peligroso que dificulta que otras empresas de tecnología se nieguen a designar un representante local en Turquía. "En lugar de cooperar con esta forma de interferencia estatal con la libertad de expresión, YouTube debería ser un socio en los esfuerzos por desafiar la ley y defender el derecho a la libertad de expresión", lamenta HRW.

El director de HRW para Europa y Asia Central, Hugh Williamson, ha calificado que la adopción de esta medida no es más que un acto de sumisión "a una ley draconiana, que facilita la censura", en referencia a la recientemente modificada ley de comunicaciones digitales del Gobierno turco.

Según HRW, la compañía "no parece comprender" las amenazas y violaciones existentes a la libertad de expresión en Turquía. "La expresión crítica se censura habitualmente en Turquía y la influencia del Ejecutivo sobre los tribunales significa que el poder judicial rara vez protege la libertad de expresión", añade.

Según una investigación realizada por la ONG turca Asociación para la Libertad de Expresión (IFOD), a finales de 2019, Turquía había bloqueado el acceso a 408.494 sitios web, 130.000 URL, 7.000 cuentas de Twitter, 40.000 tweets, 10.000 videos de YouTube y 6.200 piezas de contenido de Facebook. "Por este motivo, Turquía no puede considerarse un entorno operativo seguro, ni para el personal de YouTube ni para los usuarios de la plataforma", zanja HRW.

"En ausencia de un debido proceso y un poder judicial independiente, incluidas instituciones democráticas en funcionamiento como el Tribunal Constitucional, será imposible para YouTube o cualquier plataforma de redes sociales proteger los derechos de los usuarios en Turquía, ya que se convertirán en una extensión del largo brazo del Estado turco", concluye Yaman Akdeniz, uno de los fundadores de IFÖD.