Publicado 24/03/2021 07:48CET

Turquía.- HRW denuncia que Erdogan "desmantela" los DDHH y normas democráticas en Turquía a "una escala sin precedentes"

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan - Mustafa Kamaci/Turkish Presidenc / DPA

MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

La ONG Human Rights Watch (HRW) ha denunciado que el Gobierno del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, "está desmantelando" las protecciones de los Derechos Humanos y las normas democráticas en Turquía "a una escala sin precedentes en los 18 años que lleva en el cargo".

"El Gobierno ha tomado más medidas peligrosas durante la semana pasada para socavar el Estado de derechos y atacar a los críticos y opositores políticos", ha lamentado la organización, para apuntar en concreto a que el país ha abandonado el Convenio de Estambul que busca prevenir y combatir la violencia contra las mujeres, "un tratado pionero fuertemente apoyado por el movimiento por los derechos de las mujeres en Turquía".

La medida se llevó a acabo dos días después de que anunciara que se estaba abriendo un caso para cerrar el opositor Partido Democrático de los Pueblos (HDP), solo unas horas después de que el Parlamento controlado por Erdogan expulsara indebidamente a un diputado del HDP.

El director ejecutivo de Human Rights Watch, Kenneth Roth, ha censurado que Erdogan "está apuntando a cualquier institución o parte de la sociedad que se interponga en su amplio esfuerzo por remodelar la sociedad de Turquía".

"Los últimos acontecimientos contra la oposición parlamentaria, los kurdos y las mujeres tienen que ver con garantizar el control del poder por parte del presidente en violación de los Derechos Humanos y las salvaguardias democráticas", ha agregado.

En este contexto, la organización ha insistido en que la "dramática" medida del presidente turco de retirarse del Convenio de Estambul con un decreto presidencial "de la noche a la mañana" es "parte de los esfuerzos para apuntalar el apoyo de los círculos religiosos conservadores fuera de su partido" y "muestra su disposición a utilizar el convenio como pretexto para promover un discurso político altamente divisivo y homofóbico".

Según ha explicado HRW, "ese discurso afirma falsamente que los derechos de las mujeres socavan los llamados valores familiares y promueve una visión odiosa y discriminatoria de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero".

"La decisión de retirarse es un paso atrás profundamente en la lucha por proteger los derechos de las mujeres en Turquía y un gran golpe para todas las mujeres en todo el espectro político", ha dicho Roth.

Sobre la retirada del país del tratado de protección de las mujeres, también se ha pronunciado la ONU a través de su relatora especial sobre la violencia contra las mujeres Dubravka Simonovic, quien ha avisado de que esta decisión "envía un mensaje peligroso de que la violencia contra las mujeres no es importante, con el riesgo de alentar a los perpetradores y debilitar las medidas para prevenirla".

"Las deja en mayor riesgo en un momento en que la violencia contra las mujeres está aumentando en todo el mundo", ha añadido.

Por su parte la relatora especial sobre la violencia contra las mujeres Gladys Acosta ha pedido "un diálogo con Turquía" para discutir la importancia del convenio "a nivel nacional, regional e internacional". "Pedimos a Turquía que reconsidere esta decisión y lleve a cabo consultas con el mundo académico, las organizaciones de la sociedad civil, el Parlamento y la sociedad en general", ha reiterado.

OTROS "ATAQUES" DE ERDOGAN

Por otro lado, HRW ha lamentado que el Parlamento turco haya expulsado al diputado del HDP, Omer Faruk Gergerlioglu, con el pretexto de su condena por una publicación en las redes sociales.

La expulsión de Gergerlioglu fue en "represalia por su enfoque constante en las miles de víctimas de la represión de los Derechos Humanos de Erdogan", mientras que el esfuerzo por cerrar el HDP apunta a los derechos de millones de votantes kurdos y subvierte el principio de democracia parlamentaria, ha matizado Human Rights Watch.

Durante los últimos 30 años, Turquía ha cerrado cinco partidos políticos pro kurdos. Como en casos anteriores, la acusación del fiscal general acusa al Partido Democrático de los Pueblos de actuar "contra la integridad indivisible del estado con su país y nación" y "violar la Constitución y las leyes, requiriendo su cierre total y permanente".

Estos acontecimientos de los últimos días siguen a una serie de graves reveses para los Derechos Humanos en Turquía en 2020 y 2021, por lo que Roth ha ahondado en que "los líderes de la UE no deberían fingir que todo sigue como de costumbre, mientras el gobierno de Turquía está intensificando sus ataques contra los críticos, la democracia parlamentaria y los derechos de las mujeres".

Contador