Publicado 17/03/2021 07:10CET

Turquía.- HRW denuncia que se use la "injusta" condena a un diputado como "excusa" para expulsarlo del Parlamento turco

Archivo - Un hombre agita la bandera nacional de Turquía frente a la Mezquita de Santa Sofía en el cuarto aniversario del fallido intento de golpe del 15 de julio de 2016.
Archivo - Un hombre agita la bandera nacional de Turquía frente a la Mezquita de Santa Sofía en el cuarto aniversario del fallido intento de golpe del 15 de julio de 2016. - CHRIS MCGRATH - Archivo

MADRID, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

La ONG Human Rights Watch (HRW) ha denunciado la condena "injusta" al diputado opositor Omer Faruk Gergerglioglu por una publicación en redes sociales y que esto se use como "excusa" para "despojarlo de su escaño" en el Parlamento turco.

Omer Faruk Gergerlioglu, del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) y uno de los "críticos" contra el "terrible historial del Gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan en materia de Derechos Humanos", fue declarado culpable en 2018 de "difundir propaganda terrorista" por una publicación en redes sociales, según ha recordado la organización.

El 20 de agosto de 2016, Gergerlioglu tuiteó y comentó una noticia "informando brevemente que la dirección del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) armado con sede en el norte de Irak había pedido al estado turco que diera un paso hacia la paz", ha explicado HRW.

La noticia también tuvo una larga respuesta al llamado del PKK por Bulent Arinç, entonces presidente del Parlamento y exviceprimer ministro. Según la ONG, Gergerlioglu dijo que "esta debe considerarse adecuadamente, el problema no tiene fin", argumentando que debería haber un proceso de paz renovado para poner fin al conflicto de décadas entre el estado turco y el PKK.

El diputado fue condenado por esta publicación que compartía el artículo de noticias y la fotografía que lo acompañaba de los combatientes del PKK, si bien "nadie del sitio web de noticias que publicó el artículo fue procesado, y el artículo de noticias en sí con la fotografía todavía está disponible en línea y nunca ha sido objeto de ninguna orden judicial que lo bloquee o requiera su eliminación", ha lamentado la organización.

El máximo tribunal de apelaciones de Turquía confirmó la condena y la sentencia de dos años y seis meses de prisión el 19 de febrero de 2021. Ante ello, el 15 de marzo, el presidente del Parlamento de Turquía indicó que las medidas para despojar a Gergerlioglu de su escaño pueden ser inminentes, aunque este ha presentado un recurso.

"Cualquier movimiento para despojar a Omer Faruk Gergerlioglu de su escaño parlamentario como preludio de su encarcelamiento parecería una represalia del Gobierno de Erdogan por su postura valiente y vocal en apoyo de miles de víctimas de violaciones de Derechos Humanos", ha advertido el director de HRW para Europa y Asia Central, Hugh Williamson, sobre la situación.

Asimismo, ha incidido en que la condena al diputado es una "flagrante violación del derecho a la libertad de expresión" y "usarla como pretexto para expulsarlo del Parlamento mostraría un profundo desdén por las normas democráticas y el derecho a la asociación política".

Según el presidente del Parlamento de Turquía, la retirada del escaño a Gergerlioglu se permite debido al delito por el que ha sido condenado, si bien Human Rights Watch ha recordado que el delito de "difundir propaganda terrorista" no se incluye en el artículo que facilita la expulsión y "se utiliza habitualmente de forma indebida en Turquía para bloquear el discurso protegido que no gusta al Gobierno".

Por otro lado, en las últimas semanas, Gergerlioglu ha planteado la cuestión de los registros sistemáticos al desnudo de mujeres detenidas "como una práctica cruel y degradante". Tal y como ha apuntado HRW, su trabajo para destacar el tema ha recibido una "amplia cobertura en los medios de comunicación turcos, pero las autoridades penitenciarias y los miembros del Parlamento de la coalición gobernante lo han rechazado total o parcialmente".

"La convicción profundamente defectuosa de Gergerlioglu por una publicación en las redes sociales no debería convertirse en el pretexto para expulsarlo del Parlamento y llevarlo a la cárcel", ha reiterado Williamson, para precisar que "está pendiente una decisión del Tribunal Constitucional sobre su caso y, mientras tanto, el Gobierno haría mejor en abordar seriamente las preocupaciones de Derechos Humanos planteadas por Gergerlioglu y permitirle continuar con su legítima labor parlamentaria como diputado electo".