Publicado 12/02/2021 11:34CET

Turquía.- Turquía asegura haber matado a más de 30 miembros del PKK en operaciones en el norte de Irak

Soldado turco apuntando con un fusil
Soldado turco apuntando con un fusil - MINISTERIO DE DEFENSA DE TURQUÍA - Archivo

MADRID, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Turquía ha asegurado este viernes haber matado a más de 30 miembros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en operaciones llevadas a cabo desde el miércoles en el norte de Irak.

El Ministerio de Defensa ha asegurado que dos altos cargos del grupo figuran entre los 33 muertos en la operación 'Garra de Águila 2', lanzada el mismo día en el que murieron tres soldados en un enfrentamiento con el PKK en esta zona de Irak.

Así, ha resaltado a través de su cuenta en la red social Twitter que "más de 50 objetivos", entre ellos refugios y depósitos de municiones, han sido destruidos en bombardeos, antes de agregar que la operación está siendo llevada a cabo "en coordinación con amigos y aliados".

El Ejército de Turquía ha intensificado sus operaciones contra el PKK tanto en el país como en el norte de Irak --donde la formación cuenta con numerosas bases-- desde que quedó roto el alto el fuego entre el Gobierno y el grupo armado en julio de 2015.

Así, el ministro de Defensa de Turquía, Hulusi Akar, afirmó en enero que Ankara está "preparado" para "dar apoyo" a Irak para "eliminar" a los miembros del PKK presentes en la región de Sinyar, en medio de las tensiones entre el grupo y las autoridades de la región semiautónoma del Kurdistán iraquí.

Por su parte, el Partido Democrático del Kurdistán (KDP), que gobierna en la región semiautónoma, rechazó el jueves las acusaciones del PKK sobre su presunta cooperación con Turquía en dicha ofensiva, según ha informado la cadena de televisión kurda Rudaw.

El portavoz del KDP Mahmud Mohamed ha indicado que son acusaciones "infundadas" y ha recalcado que el partido "no tiene nada que ver con esta guerra y no ha adoptado acción alguna contra el PKK para combatirla o no".

Más de 40.000 personas, en su mayoría kurdos, han muerto desde que el PKK --considerado como una organización terrorista por parte del Gobierno turco-- se alzó en armas en 1984. Las operaciones militares contra el PKK se han visto acompañadas de una campaña de arrestos y condenas contra miembros y seguidores del prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP), la tercera fuerza política del país.