Publicado 11/12/2020 14:56CET

Turquía.- Turquía denuncia la "actitud sesgada e ilegal" de la UE tras el acuerdo para ampliar la lista de sancionados

Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía
Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía - 2020 GETTY IMAGES / ALEXIS MITAS

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Turquía ha acusado a la Unión Europea de tener una "actitud sesgada e ilegal" por el acuerdo entre los líderes para ampliar la lista de personas sancionadas por las exploraciones gasísticas en el Mediterráneo oriental, criticadas principalmente por Grecia y Chipre.

Los líderes europeos también han instado al Alto Representante y a la Comisión Europea a elaborar un informe sobre el estado de la situación con Turquía para, como tarde en marzo de 2021, estudiar nuevas medidas, incluyendo la ampliación del ámbito de las sanciones.

El Ministerio de Exteriores turco considera que estos movimientos inhabilitan al bloque como "mediador sincero" en el pulso de Turquía con Grecia y Chipre por la soberanía de ciertas zonas e, indirectamente, la explotación de los recursos energéticos. En este sentido, Ankara ha lamentado que la UE actúe por "provocaciones" en lugar de basarse en la "razón".

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, también ha deslizado críticas a la UE, alegando que la cumbre iniciada el jueves, insistiendo en que, a día de hoy, no ha problemas que no puedan resolverse mediante la diplomacia. La cumbre, sin embargo, "no dio respuesta a las expectativas de varios países" porque "sus demandas no estaban justificadas", según informa el periódico 'Hurriyet'.

La crisis en el Mediterráneo era uno de los puntos principales de la cumbre, tras comprometerse los líderes en octubre a pasar revista a las relaciones con Turquía. Las tensión ha ido en aumento con Grecia y Chipre por las disputas marítimas, pero también la actividad turca en Libia, el Cáucaso y Oriente Próximo ha levantado ampollas en la UE.

Aunque todos los estados miembros llegaban a la cita de diciembre reconociendo la necesidad de responder a las provocaciones turcas, los líderes han buscado un equilibrio para mantener abierta la puerta a Ankara para una agenda en positivo.