Ucrania.- Los afectados por el conflicto en el este de Ucrania necesitan ayuda urgente para encarar el invierno

Publicado 27/10/2019 10:05:24CET
Ucrania.- Los afectados por el conflicto en el este de Ucrania necesitan ayuda u
Ucrania.- Los afectados por el conflicto en el este de Ucrania necesitan ayuda u - OCHA UCRANIA/YEVHEN MALOLETKA - Archivo
Ucrania Ucrania Ucrania Ucrania

La presencia de minas y artefactos sin explotar y el elevado de número de ancianos afectados generan particular preocupación a la ONU

MADRID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los millones de afectados por el conflicto en el este de Ucrania, en particular los que viven en las zonas aledañas a la 'línea de contacto' que separa las áreas bajo control gubernamental de las controladas por los separatistas prorrusos, encaran el que será el sexto invierno seguido bajo la amenaza de los bombardeos y las minas antipersona y muchos de ellos necesitan ayuda urgente para poder superar este reto con éxito.

En la actualidad, unos 3,5 millones de personas necesitan asistencia a ambos lados de la 'línea de contacto'. "Quienes siguen viviendo más cerca de esta línea son aquellos que simplemente no tenían los recursos para moverse", explica a Europa Press la jefa de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) en Ucrania, Alice Armanni Sequi.

"Son los ancianos, las personas con discapacidad, los enfermos y aquellos que son demasiado pobres para enfrentarse a los duros retos de empezar una vida de nuevo", subraya. "Las familias afectadas y desplazadas necesitan urgentemente apoyo básico como atención sanitaria, educación, comida, agua potable e higiene, cobijo y servicios psicosociales", resume la responsable de la OCHA.

La situación se complicará aún más ahora que se avecina el invierno. "Estamos hablando de temperaturas de menos 10 a menos 20 grados centígrados, lo cual exacerba los desafíos a los que ya se enfrenta la población", advierte Armanni.

"Los civiles que ya se esfuerzan para cubrir sus necesidades diarias tendrán que reducir sus gastos y usar sus escasos recursos para pagar la calefacción o comprar carbón para mantenerse calientes", ilustra, subrayando que "el acceso a hospitales, mercados o la escuela será incluso más difícil ya que las intensas nevadas complicarán el estado de las carreteras que conectan los asentamientos más pequeños con los centros urbanos más grandes".

Las organizaciones humanitarias ya han estado haciendo preparativos y ofrecido ayuda para encarar el invierno para 12.000 personas, pero "nos faltan fondos", lamenta Armanni, que pide urgentemente 52 millones de dólares para poder afrontar las necesidades más críticas antes de que a cabe el año.

Si estos fondos se reciben a tiempo, destaca la responsable de la OCHA, "unos 20.000 niños tendrán un lugar seguro para estudiar, más de 32.000 personas tendrán comida en su mesa y 80.000 personas podrán acceder de forma segura a atención sanitaria de nuevo".

Además, agrega, "más de 300.000 personas se beneficiarán de educación vital y de la retirada de minas antipersona y casi 30.000 personas podrán mantener calientes sus casas". También más de 400.000 personas tendrán acceso a agua potable y unos 17.000 de las personas más vulnerables recibirán dinero en en efectivo con los que podrán comprar bienes de primera necesidad, precisa la responsable de OCHA.

UNA DE LAS ZONAS DEL MUNDO CON MÁS MINAS

Uno de los grandes desafíos que presenta esta crisis humanitaria es el de las minas antipersona y los proyectiles sin explotar. El este de Ucrania, resalta Armanni, "es una de las zonas más afectadas del mundo" por este problema.

Desde abril de 2014, cuando estalló el conflicto entre las fuerzas ucranianas y los separatistas prorrusos, más de 1.000 civiles han muerto o resultado heridos por minas y explosivos. "Desgraciadamente, los incidentes relacionados con las minas suponen la principal causa de víctimas entre menores en los dos últimos años", lamenta la responsable de OCHA.

"Debemos reforzar nuestros esfuerzos de acción en materia de minas para limpiar las zonas contaminadas, lo cual a menudo supone un riesgo para las vidas de los civiles durante años incluso una vez que los conflictos terminan", subraya.

Otra de las cuestiones que no tiene una "solución fácil pero que hay que abordar pronto" es la de las pensiones, incide la responsable de OCHA. Una de las peculiaridades del conflicto en el este de Ucrania es que es que uno de cada tres afectados es un anciano, la tasa más alta a nivel mundial.

Quienes quedaron del lado de la 'línea de contacto' en las regiones de Lugansk y Donetsk, controladas por los separatistas, tienen dificultades para seguir cobrando sus pensiones del Gobierno ucraniano. En general, muchos de ellos tienen que cruzar a las zonas bajo control gubernamental para poder cobrarlas o para resolver los trámites, teniendo que esperar en ocasiones durante horas en los puntos de tránsito.

Más de 700.000 pensionistas que viven en las zonas bajo control de los separatistas "aún no pueden acceder a sus pensiones ya que muchos no pueden desplazarse físicamente al otro lado de la 'línea de contacto' para verificar su estatus de desplazado interno o su idoneidad para recibir pensiones", explica Armanni.

"Los pensionistas no se merecen tener que hacer frente a estos retos para acceder a la pensión que cobran. Desvincular la necesidad de registrarse como desplazado interno para acceder a una pensión sería una forma de abordar este reto", sostiene la responsable de la ONU.

CAMBIO DE NARRATIVA CON ZELENSKI

Según Armanni, la llegada al poder de Volodimir Zelenski el pasado mes de mayo ha traído consigo "un cambio muy positivo y bienvenido en la narrativa y algunas acciones positivas que reconocen la importancia de ayudar a los ucranianos donde quiera que vivan".

En concreto, se ha referido a la localidad de Stanytisa Luhanska, que el propio mandatario visitó y pudo "ser testigo de las dificultades" en los puntos de paso. Tras ello, se ha reparado el puente para facilitar el paso y se ha puesto en marcha un servicio de autobús lanzadera entre el punto de paso y el puente, "lo cual ayuda a los ancianos y las personas con discapacidad", resalta.

Desde la ONU piden que se haga un mayor esfuerzo, tanto a nivel nacional como internacional, para "llegar a todos los civiles vulnerables en todas las zonas afectadas por el conflicto" y en concreto, al Gobierno de Zelenski, que "permita acceso seguro y suficiente a los servicios esenciales de los que dependen".

"Ucrania está a menudo en el radar de la comunidad internacional, pero las consecuencias humanitarias del conflicto no reciben el mismo nivel de interés", resalta la responsable de la ONU, en un momento en que se debate la posibilidad de una cumbre entre Ucrania, Rusia, Alemania y Francia para buscar una salida al conflicto.

Y ello, añade Armanni, pese a que "la acción humanitaria y garantizar que las necesidades básicas de la gente están cubiertas puede contribuir de forma importante a la futura reconciliación entre las comunidades".

Así, aunque se muestra agradecida por el apoyo recibido, advierte de que "hace falta más inversión" para que las agencias de la ONU "puedan cubrir las necesidades básicas". "Dados los fondos limitados, todavía solo somos capaces de llegar a una fracción de aquellos que necesitan apoyo humanitario", lamenta.