Publicado 08/10/2021 18:25CET

Ucrania.-El proyecto de reforma de los servicios de seguridad ucranianos corre el riesgo de socavar los DDHH, alerta HRW

Archivo - 23 August 2019, Ukraine, Zaporizhzhia: A police officer takes a selfie in front of a Ukrainian flag during the flag-hoisting ceremony, part of National Flag Day celebration, on Khortytsia Island. Photo: -/Ukrinform/dpa
Archivo - 23 August 2019, Ukraine, Zaporizhzhia: A police officer takes a selfie in front of a Ukrainian flag during the flag-hoisting ceremony, part of National Flag Day celebration, on Khortytsia Island. Photo: -/Ukrinform/dpa - -/Ukrinform/dpa - Archivo

MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

La organización Human Rights Watch (HRW) ha alertado este jueves sobre el proyecto de reforma de los servicios de seguridad de Ucrania, que corre el riesgo de socavar los Derechos Humanos, ya que le otorgaría amplios poderes en materia de inteligencia y aplicación de la ley sin salvaguardias esenciales contra el abuso de poder.

En este sentido, la ONG ha pedido al Parlamento posponer la votación final de la iniciativa, prevista para la próxima semana, y "abordar las preocupaciones de Derechos Humanos" que presenta el proyecto, mientras que también le ha reclamado llevar a cabo una "consulta significativa" con la sociedad civil ucraniana.

El Parlamento ya adoptó el proyecto de ley en su primera lectura en enero e inicialmente programó el proyecto de ley para su segunda y última lectura a principios de junio, no obstante, ha pospuesto la votación final en repetidas ocasiones, en parte debido a las críticas de grupos ucranianos e internacionales de Derechos Humanos.

El borrador se sometió a múltiples revisiones entre la primera y la segunda lectura, pero aún contiene disposiciones que otorgan a los servicios de seguridad, conocidos como SBU, amplios poderes de vigilancia, derecho de entrada y detención sin las garantías adecuadas de Derechos Humanos, ha lamentado HRW en un comunicado.

La organización también se ha dirigido a los socios internacionales de Ucrania para pedirles que envíen "un mensaje de que la reforma del servicio de seguridad debe respetar y defender los Derechos humanos, incluso si eso significa más tiempo y enmiendas", reprochando a los miembros del G7 que presionaron a la cámara del país para aprobar el proyecto sin más demora.

La versión final del proyecto de ley, con fecha del 22 de septiembre, otorga a la SBU poderes de vigilancia extraordinarios y la capacidad de recopilar y almacenar información pública y privada sobre individuos e instituciones, entre otros, requiere que las empresas de telecomunicaciones e Internet instalen equipos especiales que le permitan tener acceso permanente a los datos de los usuarios, lo que podría interferir con la privacidad de todos los usuarios de teléfonos e Internet registrados en Ucrania.

Además, también proporciona a la SBU la capacidad técnica para bloquear sitios web a su discreción, incluso en algunos casos, sin una orden judicial, mientras que conserva los poderes de arresto, incautación, detención e interrogatorio de la SBU sin una supervisión clara, y existe el riesgo de que la SBU pueda usarlos cuando no sea estrictamente necesarios y proporcionados, como lo exigen las normas internacionales de Derechos Humanos.

HRW ha señalado el tinte positivo que incluye el actual borrador al prohibir la tortura y los malos tratos durante la detención, aunque no requiere salvaguardias para prevenir los abusos durante la detención ni garantizar el debido proceso para quienes se encuentran bajo la custodia del SBU.

"El propósito de esta reforma es crear una agencia de contrainteligencia optimizada y altamente eficaz que se adhiera a las normas internacionales de Derechos Humanos", ha indicado el director para Europa y Asia Central de HRW, Hugh Williamson. "Todavía es posible lograr ese objetivo tomando medidas para revisar esta legislación antes de la votación final", ha agregado, ya que "este esfuerzo de reforma del servicio de seguridad es muy esperado y muy necesario".

"El escrutinio en curso y el debate público en torno al proyecto de ley han impedido que se aplaste en el Parlamento y han conducido a algunas mejoras. Sin embargo, quedan algunas cuestiones de Derechos Humanos que, si no se abordan, podrían en última instancia poner en peligro la reforma", ha alertado, en este sentido, Williamson.

Contador