Publicado 13/11/2020 18:02CET

UE.- Los 27, determinados a reforzar el control sobre la frontera exterior y el espacio Schengen contra el terrorismo

09 May 2020, Finland, Helsinki: An European Union flag flies during the celebration of the 70th anniversary of Europe Day. Photo: Vesa Moilanen/Lehtikuva/dpa
09 May 2020, Finland, Helsinki: An European Union flag flies during the celebration of the 70th anniversary of Europe Day. Photo: Vesa Moilanen/Lehtikuva/dpa - Vesa Moilanen/Lehtikuva/dpa - Archivo

BRUSELAS, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los Veintisiete han reiterado este viernes la determinación del bloque por reforzar la frontera exterior y el control sobre la libre circulación en la Unión Europea como armas para combatir la amenaza del terrorismo 'yihadista', que en las últimas semanas ha golpeado Francia y Austria y ha llevado a la UE a escenificar una respuesta de unión y firmeza.

"Estamos determinados a reforzar la protección de la frontera exterior y llevar a cabo controles sistemáticos de todas las personas. Es un requisito fundamental para una zona de libre movimiento", recoge la declaración negociada a lo largo de la semana y adoptada este viernes por los ministros de Interior de la UE.

El bloque, además, recuerda que los Estados miembro pueden en casos excepcionales reintroducir y prorrogar de manera temporal los controles en las fronteras interiores, además de insistir en la necesidad de mejorar la recogida de datos e intercambio de información para saber no solo quien entra y sale de la Unión Europea, sino también los movimientos dentro del espacio Schengen.

La declaración pactada después de que los líderes de Francia, Alemania y Austria llamaran esta semana a una acción firme de la UE contra el terrorismo, basada en el control de las fronteras exteriores, el endurecimiento de las condiciones para el asilo y la revisión de las reglas del espacio sin fronteras Schengen.

El texto, de hecho, va más allá del gesto político y adelanta algunas de las claves sobre las que los gobiernos europeos quieren avanzar para reforzar la seguridad en el territorio europeo y que el presidente del Consejo europeo, Charles Michel, prevé llevar a la cumbre de diciembre.

Con todo, la declaración se extiende más que las habituales condenas y muestras de solidaridad y ahonda de manera más precisa en las medidas en las que los Estados miembro quieren poner el acento en la lucha antiterrorista, algo que algunos países como España preferían dejar fuera para evitar amalgamas, por ejemplo, con la gestión migratoria y la política de asilo.

Los ministros hacen hincapié en la urgencia de poner en práctica reformas que no acaban de aplicarse o avanzar en su negociación europea, como es el caso de medidas más severas contra el contrabando de armas de fuego o la obligación para las plataformas 'online' de retirar en menos de una hora los contenidos de odio y violencia colgados en la red por extremistas.

También ponen el foco en la lucha contra la radicalización, no solo retirando la propaganda que organizaciones terroristas difundan en Internet, sino reclamando la integración en una sociedad "moderna, plural y abierta" y avisando de que la integración es un esfuerzo "de doble sentido" y que no se debe "minimizar ni tolerar" violaciones de los principios democráticos.

El ministro de Interior alemán y presidente de turno del Consejo, Horst Seehofer, ha querido subrayar al exponer la declaración ante la prensa que se trata de un compromiso claro de los Veintisiete por defender los valores y libertades que les unen y "no luchamos contra ninguna religión".

"Nuestra lucha contra el terrorismo no está dirigida contra ninguna religión o creencia política sino contra el extremismo fanático y violento", dice la versión definitiva de una declaración que, en su primera versión --redactada por Alemania, con el impulso de Francia y Austria--, recogía una fórmula más controvertida porque indicaba que la lucha no era "contra el Islam".

Varias delegaciones pidieron retirar esa mención para evitar estigmatizaciones y dejar claro que la UE quiere combatir todas las formas de terrorismo sin que ello choque con el pleno respeto a todas las religiones, según han indicado varias fuentes europeas.

La declaración sufrió otros cambios en los últimos días, por ejemplo para reducir las referencias que vinculan reforzar las fronteras y el control migratorio con la lucha antiterrorista, algo que no gustó a varios países, sobre todo a quienes se encuentran en la primera línea de entrada de la migración, como España. También quedaron fuera referencias a la idea de reforzar Frontex para que tuviera un papel en la lucha antiterrorista.

Contador