La UE apela al "entendimiento común" de los países para que haya "elecciones anticipadas" en Venezuela

La Alta Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la UE, Federica
REUTERS / FRANCOIS LENOIR
Actualizado 07/02/2019 18:01:26 CET

Mogherini insiste en que el grupo no hará mediación ni facilitará un diálogo directo, como aspiran los países latinoamericanos

BRUSELAS, 7 (EUROPA PRESS)

La Alta Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha reclamado a los países del grupo de contacto internacional sobre Venezuela llegar a un "entendimiento común" sobre "las condiciones mínimas" para poder poner en marcha "un proceso de transición política" que lleve a "elecciones anticipadas" en Venezuela.

"Debemos intentar en el día de hoy llegar a un entendimiento entre todos nosotros sobre los aspectos clave de la situación en el país y también sobre las condiciones mínimas necesarias para un proceso de transición política que desemboque en elecciones, así como la mejor manera de utilizar este grupo para promover estas condiciones", ha defendido Mogherini desde Montevideo en el arranque de la primera reunión ministerial del grupo de contacto internacional puesto en marcha por la UE para tratar de ayudar a una salida "pacífica y democrática" en Venezuela.

España, Francia, Alemania, Italia, Portugal, Suecia, Países Bajos y Reino Unido, por parte de la UE, así como Ecuador, Costa Rica, Uruguay y Bolivia por parte de Latinoamérica participan en el grupo de contacto internacional creado a instancias de la UE para tratar de facilitar una salida "pacífica y democrática" a la crisis venezolana.

Mogherini, que ya dejó claro que el grupo pondrá fin a su trabajo si no hay progresos en un plazo de 90 días, ha advertido de que resulta "fundamental evitar la violencia interna y la intervención externa" en Venezuela y "abrir un camino para un proceso político creíble que conduzca a elecciones anticipadas" en el país.

La jefa de la diplomacia europea ha dejado claro que el grupo no busca "imponer procesos o soluciones a los venezolanos" porque "está claro que la solución a esta crisis debe provenir del pueblo de Venezuela" y su objetivo "tampoco es establecer una mediación o una negociación directa" entre el Gobierno de Nicolás Maduro y Juan Guaidó.

"Pero creemos que una iniciativa internacional es importante para acompañar una salida pacífica y democrática a la actual crisis a través de elecciones presidenciales libres, transparentes y creíbles", ha remachado.

"Podemos tener diferentes puntos de vista y lecturas sobre las causas de la crisis pero compartimos un mismo objetivo: contribuir a una solución política, pacífica y democrática", que es el resultado "deseable" pero también "el único resultado posible si queremos evitar más sufrimiento y un proceso caótico y peligroso", ha dicho.

Mogherini ha insistido en no centrarse en "los diferentes puntos de partida" de cada país sino en "el objetivo final compartido", que es lograr "una Venezuela en paz y en democracia" y ha avisado de que la situación es "urgente" ante el "empeoramiento de la situación que corre riesgo de desestabilizar a toda la región, y no solamente".

Por ello, también ha reclamado un "enfoque común" para canalizar ayuda humanitaria para Venezuela de la forma "más efectiva", advirtiendo de que el país la necesita de forma "masiva" y las necesidades sobre el terreno "seguirán aumentando", y recordando que millones de venezolanos han abandonado el país.

"ENORME DESAFÍO"

Por su parte, el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, ha admitido el "enorme desafío" que representa la "grave crisis" institucional, política y socioeconómica en Venezuela y ha defendido que "una salida pacífica y democrática" es "la mejor".

"La mayor disyuntiva que tiene planteada Venezuela es entre la paz o la guerra", ha alertado, dejando claro que "los condicionamientos hipotecan las posibilidades de resolverlos y los dramáticos costos los pagan los sectores más vulnerables de la sociedad". "Los problemas de la democracia se resuelven con más democracia, diálogo y paz", ha dicho. "¿Acaso lo que sucede en Venezuela no sucedió o puede ocurrir en otros países?, ha lanzado.

Por ello, ha confiado en que se pueda superar "entre todos" y que los países del grupo de contacto puedan "identificar puntos de encuentro y articular acciones" que contribuyan un "clima de serenidad, comunicación y acuerdo político" y ha apelado a "la serenidad a las partes involucradas y a la prudencia a la comunidad internacional", así como al "pleno respeto del Derecho Internacional y los inalienables derechos del pueblo venezolano".

El mandatario uruguayo ha admitido que "en todo presente hay varios futuros posibles", "ninguno será perfecto" pero en todo caso el pueblo venezolano "tiene la responsabilidad de construir por sí mismo" su futuro, aunque "no es un recorrido fácil". "Merece el mejor futuro posible", ha remachado.

Antes del inicio de la reunión, el ministro de Exteriores mexicano, Marcelo Ebrard, cuyo país la UE confía en que se sume todavía al grupo, ha defendido el objetivo de "facilitar" el diálogo entre las partes en Venezuela "lo más rápido posible" y que haya mediación, al tiempo que ha confirmado que la posibilidad de celebrar nuevas elecciones será "uno de los temas a tratar".

Fuentes del Ministerio de Exteriores uruguayo han admitido al diario local 'El Observador' que es "prácticamente imposible" que los europeos acepten este extremo porque ni la convocatoria de elecciones ni la mediación figuran en los términos de referencia del grupo de contacto.

El Gobierno uruguayo se muestra pesimista sobre la posibilidad de que los países europeos acepten su documento, en el que plantean como objetivo "sentar las bases para establecer un nuevo mecanismo de diálogo que, con la inclusión de todas las fuerzas venezolanas, coadyuve a devolver la estabilidad y la paz en ese país".

Para leer más