La UE boicotea la toma de posesión de Maduro y amenaza con más sanciones

Unión Europea
FRANCOIS LENOIR / REUTERS
Publicado 10/01/2019 19:13:53CET

   BRUSELAS, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La Unión Europea ha bocoiteado este jueves la toma de posesión de Nicolás Maduro para asumir su segundo mandato presidencial en Venezuela --a la que ni la UE ni los 28 han enviado representación alguna-- tras imponerse en las elecciones presidenciales de mayo que, para el bloque, "no fueron ni libres ni justas", al tiempo que ha amenazado con adoptar más sanciones si se siguen socavando la democracia y los Derechos Humanos en el país, aunque mantendrá los canales de diálogo abiertos en apoyo a una solución democrática a la crisis.

   "La UE lamenta profundamente que se hiciese caso omiso de su llamamiento para que se celebren nuevas elecciones presidenciales de conformidad con las normas democráticas internacionalmente reconocidas y el orden constitucional venezolano y que el presidente Maduro emprenda hoy un nuevo mandato sobre la base de elecciones no democráticas", ha subrayado la UE en una declaración de la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, consensuada previamente por los 28.

   El bloque ha recordado a Maduro que las elecciones presidenciales de mayo "no fueron ni libres ni justas" y que "sus resultados carecieron de credibilidad, ya que el proceso electoral no proporcionó las garantías necesarias para la celebración de elecciones integradoras y democráticas".

   Asimismo, ha considerado que su investidura para un segundo mandato presidencial, en este contexto, aleja "aún más la posibilidad de una solución constitucional negociada".

   "La UE seguirá vigilando de cerca la evolución sobre el terreno y permanecerá dispuesta a reaccionar con medidas adecuadas frente a las decisiones y acciones que socaven aún más las instituciones y principios democráticos, el Estado de Derecho y los derechos humanos", ha avisado el bloque, abriendo la puerta a nuevas sanciones.

   La UE ha sancionado a un total de 18 altos cargos venezolanos políticos y militares, entre ellos Diosdado Cabello, así como los vicepresidentes Tareck El Aissami y Delcy Rodríguez, el fiscal general, Tarek Halabi y el presidente del Tribunal Supremo venezolano, Maikel Moreno, por el deterioro democrático y de la represión civil y ha impuesto un embargo de armas y de equipos susceptibles de ser utilizados para la represión interna a Venezuela.

   En el texto pactado, el bloque ha instado a Maduro "a reconocer y respetar la función y la independencia de la Asamblea Nacional, como institución elegida democráticamente, a liberar a todos los prisioneros políticos, a respetar el Estado de Derecho, los Derechos Humanos y las libertades fundamentales y a hacer frente de inmediato a las acuciantes necesidades de la población".

   La situación política, económica y social en Venezuela, ha alertado la UE, "sigue degradándose" y ha "aumentado los estragos de la crisis" en los países vecinos, en alusión a la crisis de refugiados venezolanos, al tiempo que ha reiterado su convencimiento de que "la única salida duradera a la crisis en Venezuela pasa por una solución política, democrática y pacífica".

   Por ello, la Unión "está colaborado con socios internacionales y regionales en la búsqueda de una manera de propiciar las condiciones para que se lleve a cabo un proceso político creíble entre los actores venezolanos pertinentes" y ha reiterado "su voluntad de mantener abiertos los canales de comunicación".

   El servicio diplomático europeo confirmó este jueves, por medio de su portavoz, Maja Kocijancic, que ni la UE ni los estados miembro participarían en la sesión de investidura.

   "La UE continuará sin embargo su implicación diplomática y política en apoyo a una solución pacífica, política y democrática a la crisis en Venezuela y mantendrá los canales de comunicación abiertos con todos los actores relevantes", aseguró la portavoz.

Para leer más